Por: Lilian Cid Escalona

Más vale tarde que nunca, dice el refrán y lo creo, aunque he de disculparme por el retraso con que llega esta información. Por esta vez, los Astros se desalinearon y se conjugaron en mi contra, pues no encontré la manera de acceder con mayor prontitud a la información sobre el Campeonato Mundial de Relevos que durante el fin de semana acaeció en Bahamas. Y es que hasta la Wifi de ETECSA tuvo una jornada aciaga, envuelta en una de esas fechas de reparación programada para aumentar, en mi Puerto Padre de residencia, la calidad del servicio. Dicho esto, y confiando en que puedan comprender las razones, vamos a lo que interesa: atletismo.

En Bahamas, este domingo 23 de abril cayeron las cortinas del III Campeonato Mundial de Relevos. Para Cuba, el quinto puesto de los hombres del 4×400 metros resultó lo más destacado de su incursión en la tercera edición de estas lides que reúnen los equipos más destacados del planeta.

La posta que componen William Collazo, Osmaidel Pellicier, Adrián Chacón y Yoandys Lescay logró su resultado merced a crono de 3:03.84 minutos en una manga final que dominó Estados Unidos de punta a cabo. Los cubanos se colaron en la instancia decisiva por tiempo, tras concluir terceros en su heat eliminatorio. Su presentación, aunque por debajo de lo que han demostrado poder hacer, les vale para ratificarse entre las escuadras más consistentes del planeta. Recordemos que esta cuarteta viene de alcanzar un sexto lugar en los Juegos Olímpicos y un año antes, en Beijing, habían anclado en la séptima posición en la final del campeonato mundial que acogió la capital china.

Sus compañeros de viaje, los muchachos del 4×100 metros, culminaron en el decimotercer puesto. La ubicación de los cubanos obedece a su quinto puesto de la final B, donde cronometraron 39.90 segundos y fueron superados por Trinidad y Tobago (39.04), Alemania (39.15), Bahamas (39.18) y República Dominicana (39.57). Estados Unidos (38.43), con Justin Gatlin, se convirtió en la escuadra campeona de esta edición, aunque la final del 4×100, cabe decirlo, se quedó muy por debajo de las expectativas luego de que el equipo canadiense de Andre De Grasse y el británico resultaron descalificados por problemas con los cambios. Holanda también fue penalizada.

Para los cubanos quedan los 39.67 segundos de su presentación inicial como lo mejor de su paso por el Estadio Thomas Robinson de Nassau. Un tiempo que, aunque discreto, clasifica como lo mejor de la temporada para esta cuarteta cubana que llegó a la principal urbe de la Mancomunidad de Bahamas avalada por los 39.77 segundos conque dominó la Copa Cuba 2017. En esta nómina, solo Reynier Mena contaba con experiencia en eventos de este tipo, toda vez que sus compañeros Yoan Medina y Harlyn Pérez debutaban, al igual que el vallista corto Yordan O´Farrill.

Entre las damas de esta distancia, Alemania aportó la nota sorpresiva al apropiarse del oro por delante de la siempre poderosa Jamaica. Las europeas optimizaron su rendimiento y con 42.84 se aseguraron el título, en una final en la que la descalificación de Estados Unidos fue protagonista.

Donde no falló la nación del norte fue en el 4×400, pues las féminas también impusieron su ley con tiempo de 3:24.36 minutos. Imitadas, además, por sus compañeras del 4×800, quienes facturaron 8:16.36 minutos para apuntarse la victoria.

Bahamas, por su parte, dominó el relevo combinado del 4×400 con crono de 3:14.42 minutos y Canadá la imitó en el 4×200 masculino con 1:19.42 minutos. Jamaica, como se dice, salvó la honrilla en el 4×200 femenino, autor de un registro de 1:29.04 minutos que supone una nueva cota para esta competición. El conjunto liderado por Elaine Thompson dejó atrás los 1:29.45 hechos por la posta estadounidense que en la primera edición de este torneo integraron Shalonda Solomon, Tawanna Meadows, Bianca Knight y Kimberlyn Duncan.

(Especial Cubahora)

Facebook Comments