deporcuba_-estadio-panamericano-11Por: Lilian Cid Escalona y Andy Bermellón Campos

Una tranquilidad pasmosa abruma el Estadio Panamericano. La jornada de docencia y la recta final del año se conjugan entristeciendo el ambiente. Y es que en el “acorazado” del Este la dinámica casi siempre es otra. Por ello, los vestigios de deterioro y las carencias, se opacan ante la alegría que irradia el incansable ajetreo de los atletas que se preparan para representar a nuestra tierra. 

Allí, en sus predios se habla, extraoficialmente, de renovación en la plantilla de equipo cubano y también de una reparación capital –aunque un tanto demorada- en el gimnasio y otras zonas de la instalación que incluyen la estropeada pista. Se piensan estrategias y se esfuerzan, todos, por devolverle la vitalidad al día a día del atletismo cubano. Sin embargo, la soledad de esta jornada solo catapultó las otras sensaciones, las que entristecen y minan la esperanza.

El panamericano hoy estremece, como los resultados de este deporte en los últimos tiempos y aunque la dirección del deporte ha maniobrado con la meta de reconquistar el terreno perdido, el horizonte, de momento, se vislumbra revuelto.

A continuación, les dejamos algunas imágenes* que atestiguan la última visita de Deporcuba a la instalación capitalina, unida a la promesa de regresar, la siguiente semana para conversar de primera mano con los protagonistas.

Facebook Comments