paven pinoPor: Alfonso Nacianceno/ Granma

Conversador que abre el diálogo aun cuando no precisa de una primera pregunta, Pavel Pino, Director del Instituto de Medicina del Deporte, habla con entusiasmo acerca del camino recorrido desde principios del ciclo olímpico para presentar en Río de Janeiro una delegación saludable y limpia en materia de dopaje. 

¿En qué condiciones van los muchachos ?

—Desde el punto de vista médico van como nunca. Contamos con todos los aseguramientos, sin excepción: nutrientes, recuperantes, ayudas *ergogénicas, una adecuada hidratación, llevamos equipos de rehabilitación, medicamentos, y lo más importante, tendremos a cinco médicos, otros tantos rehabilitadores, dos psicólogos, además de tres profesionales incluidos en las comisiones médicas internacionales.

¿Cómo marcha la recuperación del triplista Pedro Pablo Pichardo?

—En las últimas semanas hemos tratado a Pichardo, quien hace cuatro meses sufrió una fractura en el maleolo interno del pie de ataque. Recientemente se le hizo una prueba y está bien, es un hombre con maestría deportiva, aunque acusa una deuda de entrenamiento. Esa lesión ha tenido que consolidarse, se le ha brindado tratamiento, todo está en ver cómo se comporta en los días que le restan para que empiece el atletismo, el12 de agosto.

¿Cuándo comenzó el seguimiento con vistas a los Juegos Olímpicos?

—Este proceso se inició con el ciclo olímpico. Tan pronto los deportistas terminan una competencia fundamental, ya les estamos haciendo los exámenes de laboratorio, controles médicos, según la planificación de cada disciplina. Los atletas salen para Río de Janeiro como mínimo con cuatro o cinco controles médicos y se les han realizado de tres a cinco pruebas antidopaje. Incluso, hoy (el pasado lunes) la delegación parte hacia la Villa Olímpica con un test efectuado como garantía de seguridad.

Han aumentado a más de 90 los casos de dopaje detectados en Beijing’08 y Londres’12 tras los reanálisis de las muestras?

—Estamos seriamente preocupados con esa situación, es una amenaza a la integridad y al prestigio del deporte internacional. En Beijing y en Londres los casos van en aumento y ninguno de ellos podrá competir en Río de Janeiro, a pesar de que antes de conocerse esos resultados ya habían clasificado para la próxima cita. A nosotros nos compete trabajar no solo con los controles antidopaje, sino en la educación de los deportistas, que entiendan, como lo han demostrado muchos cubanos campeones, que para ganar el oro centroamericano, panamericano u olímpico no es preciso acudir a la trampa. Hace falta disciplina, rigor, buen régimen dietético y entrenar fuerte. Existen las ayudas ergogénicas permitidas, en Cuba las empleamos, sin dañar la imagen de jóvenes que una vez terminada su carrera deportiva deben continuar su vida.

Últimamente se ha comentado bastante sobre el uso del Meldonium.

—El Meldonium entra en la lista de sustancias dopantes en enero de este año, pero desde septiembre del 2015 se publicó que iba a ser incluido, era un aviso para los consumidores. Si un atleta está desinformado sobre el asunto, ello no lo exime de responsabilidad. Muchos lo usaban para combatir los trastornos con los lípidos y los cardiovasculares, porque actúa como un oxigenador coronario que compensa las variantes metabólicas; pero si un joven lo dejó de usar desde tres meses antes de someterse a un control, debe tener menos de siete, ocho o diez nanogramos por mililitro. Sin embargo, se han detectado casos que estaban por encima de 15, por lo cual son atletas transgresores. Ha existido de todo: quienes lo tomaron intencionalmente y dicen queno sabían de su prohibición, frente a aquellos que lo han consumido por determinadas razones y no lo informaron a su debido tiempo.

*Se entiende como “ayuda ergogénica” todo aquel producto que mejora la capacidad de trabajo. Los suplementos para deportistas que tienen por objetivo la mejora del rendimiento son considerados como tales.

Facebook Comments