Yarisley+Silva+15th+IAAF+World+Athletics+Championships+W1_BIX9SXFil

Texto: Cubahora/ Fotos: Zimbio

Cuba sumó su segundo título en el campeonato mundial gracias a la actuación, gran actuación, de la pertiguista Yarisley Silva. Los velocistas Reynier Mena (20,56) y Roberto Skyers (20,23) no pudieron acceder a la final, mientras que su homóloga Arialis J. Gandulla culminó séptima en su heat y con su tiempo de 23,35 figuró en el lugar cuarenta de las atletas contendientes en las series preliminares de los 200 metros.

Yarisley Silva, especialista en resolver concursos difíciles, sacó todos sus argumentos para adjudicarse el título mundial en el salto con pértiga. La cubana transitó sin problemas con los 4,50 y los 4,60, pero tuvo que emplearse a fondo para validar unos 4.70 que la dejaron en concurso y luego los 4,80 que le aseguraron un cupo entre las medallistas.

Así las cosas, llegó el 4,85 al primer intento para tomar la punta por primera vez, sin embargo, Fabiana Murer, en otra gran noche, se puso delante al saltar sin problemas la propia altura. La griega Nikoléta Kyriakopoú que iba primera tras los 4,80, falló, cayó al tercer puesto y se vio obligada a renunciar para jugarse sus últimas dos cartas en unos desconocidos -para ella- 4,90m.

Tras los dos primeros intentos, en una altura de mucho respeto como son los 4,90m, nada se habia movido en la clasificación general. Las tres fallaron, y Kyriakopoú salia con un meritorio metal bronceado para coronar una temporada de mucha estabilidad y progresión para ella.

Entonces, en un Nido de Pájaros que parece estar diseñado para los grandes momentos, Yarisley tomó carrera, e hizo estallar el mítico escenario cuando su cuerpo, esforzado, cruzó sobre los 4,90 pàra firmar el primer título mundial al aire libre de su carrera. A la brasileña le quedaba un intento, y lo invirtió sin éxito. Aunque lo digno es reconocer la recuperación que ha patentado esta atleta de 34 años que tiene por delante unos Juegos Olímpicos en los que será local. Fabiana ha vuelto a sus mejores años y emula esos registros que le otorgaron los títulos mundiales en Doha’10 y Daegú’11. Hoy recuperó un lugar en el podio de los eventos grandes tras haberse quedado fuera en los Juegos Olímpidos y en el Mundial de Moscú. La brasileña, como en Toronto, presentó batalla y su rivalidad se agradece.

La temporada esta vez fue clara y en Beijing ganó la que tenía que ganar.

Se impuso nuestra Yarisley Silva. Saltando alto, muy alto. Conste que estos 4,90 metros es lo más alto que se ha saltado en un evento de este tipo desde la victoria de Isinbayeva con 5,01 en el ya lejano mundial de Helsinki ‘05. Y de paso, se despojó de aquellos no tan halagueños -aunque aleccionadores- recuerdos que guardaba este estadio cuando en los Juegos Olímpicos de 2008 solo pudo saltar 4.15m.

Posteriormente la cubana dio riendas sueltas a sus sueños, y aferrada a la quimera que acababa de conseguir,  intentó los 5.01. No fue esta vez, pero de la actual hornada de pertiguistas es quien parece estar más cerca de lograrlo.

Vino entonces la vuelta olímpica entre inagotables flashes y el abrazo entre las contendientes. El podio, en definitiva, lo coparon Yarisley Silva (4,90), Fabiana Murer (4,85) y Nikoléta Kyriakopoú(4,80), por su orden.

Estoy muy emocionada -dijo la cubana-. Me siento fantástica. Ha sido una de las competencias más fuertes de mi vida. He tenido grandes rivales, sobre todo Fabiana que me ha presionado mucho hoy. Es muy emocionante competir con ella. Después de la plata de los Juegos Olímpicos, he ganado el oro aquí . Es el resultado del esfuerzo, del sacrificio y de la dedicación. Ahora haré todo para poder coronarme en los Juegos Olímpicos de Rio.

Yarisley refrendó el momento que vive y volvió a estar en el podio de un gran evento. Un lugar que no ha cedido desde los Juegos Olimpicos de 2012. Jennifer Suhr, subcampeona de Moscú 2013, compartió la cuarta plaza con su coterránea Sandi Morris y la sueca Angelica Bengtsson, todas con 4.70 y especial significación para esta última que convirtió su salto en récord nacional.

En otras finales de la fecha, Kenya, confirmó que sus accionar va extendiéndose a otras especialidades, y se adjudicó el quinto título del mundial a través de su jabalinista Julius Yego quien llevó el dardo a la distancia de 92,72 metros. Con este disparo Yego se colocó como el tercer lanzador de todos los tiempos por detrás de Jan Zelezný Al keniano lo escoltó el egipcio Ihab Abdelrahman El Sayed con 88, 99 mientras que el finés Tero Pitkamaki completaba el podio con 87.64.

La checa Zuzana Hejnova (53,50) retuvo su título en los 400 metros con vallas, la keniana Hyvin Kiyeng Jepkemoi (9:19.11) se adjudicó los 3000 metros con obstáculos y el sudafricano Wayde van Niekerk (43.48) dominó los 400 metros planos por delante de LaShawn Merrit (43.65 PB) y Kirani James (43.78). El dominicano Luguelin Santos fue cuarto con 44,11, récord nacional su país.

El medallero sigue liderado por Kenya (6-3-2), seguida de Gran Bretaña (3-0-0) y Jamaica (2-0-1). Cuba aparece en un cuarto puesto con sus dos títulos. Llama poderosamente la atención que a estas alturas Estados Unidos haya conseguido un solo título. Aunque, quedan varias historias por contar, como las que se escribirán en la jornada de jueves 27 de agosto, en la que Cuba podría sumar su tercer titulo dada la presencia de Pedro Pablo Pichardo en la final del triple. También contenderán Rose Mary Almanza y Johannis Portilla en las semifinales de 800m y 110 metros con vallas, respectivamente.

 

Facebook Comments