Jorge Luis Sánchez (centro) durante la Copa Cuba 2013. (Foto: Reynier Batista Morales / DeporCuba) Tomado de Cubahora

Foto: Reynier Batista/DeporCuba

El atletismo, Deporte Rey y una de las disciplinas de mayor tradición victoriosa en la historia de la participación cubana en eventos de primer nivel, completó tres años de ausencia en lo más alto del podio de las principales competencias luego de que la delegación cubana regresara de Moscú con el subtítulo de Pedro Pablo Pichardo (triple salto) como principal botín. La sequía de los campeonatos mundiales de Daegu 2011 y Estambul 2012 (indoor) y de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 se prolongó hasta la cita de la capital rusa, donde Cuba ocupó la vigesimotercera posición en el medallero con saldo de 3 metales (0-1-2), mientras que por puntos, los cubanos anclaron en el decimocuarto puesto, gracias a siete finalistas que sumaron 32 unidades.

Sobre la actuación mundialista y la temporada en general, así como de las proyecciones del atletismo cubano para el futuro inmediato conversamos con Jorge Luis Sánchez, Comisionado Nacional del deporte.

— ¿Cuál es su valoración de la temporada 2013 del Atletismo cubano?

—La temporada fue bastante buena, teniendo en cuenta las potencialidades actuales del deporte y los resultados logrados, se mostraron algunos atletas noveles (Pichardo, Revé, Yaimé, Denia, Rose Mary, Lescay, Yorgelis, Yusleidys Mendieta), mientras que los consagrados en sentido general, estuvieron a su altura (Yarisley, Yarelis, Cisneros, Leonel, Yipsi, Mabel). Los objetivos iniciales se cumplieron en cuanto al logro de medallas en el Campeonato Mundial de Moscú, 3 metales, mientras que en el Panamericano juvenil se consiguieron 8 títulos, y el 2º lugar por países, también en el Mundial de Cadetes, se logró una buena actuación con destaque para los velocistas en estas últimas competencias, sobre todo, Reinier Mena y Arialis Gandulla.

—Fueron visibles algunas deficiencias que existieron en cuanto a la planificación de la temporada de algunos atletas (posibilidades competitivas). ¿En qué medida influyó este asunto en los resultados finales?

—El atletismo es cada día una actividad más profesional y comercial, por tanto los organizadores de los eventos buscan tener en sus competencias a los mejores atletas, lo cual en la actualidad a nosotros nos limita un tanto las posibilidades de insertarnos en las competencias del primer nivel, léase Liga de Diamantes, Gran Prix, etc. Es muy complicado inscribir atletas menos conocidos (en desarrollo o de resultados más discretos).

“Existe una planificación de competencias previas (ruta crítica), pero hay que darle seguimiento diariamente porque este mundo es muy variable y si hoy no tienes un resultado que avale la participación, el organizador te quita de la misma y coloca a otro atleta. También nos afecta la situación del presupuesto”.

—¿Dónde considera que estuvieron localizados los puntos más bajos del rendimiento de la delegación cubana en el  reciente Campeonato Mundial de Moscú 2013?

—Los puntos más bajos estuvieron en los atletas con menos experiencia en la alta competición, así como algunos casos de atletas que no lograron los rendimientos esperados a pesar de ser figuras de primer nivel. Hay que considerar que no es lo mismo competir en el Estadio Panamericano que hacerlo en el Luzhniki, con toda la presión que eso incluye. “Buena parte de los que estuvieron en Moscú, llegaron directamente desde Cuba, por lo que acusaron la falta de competencias previas en condiciones similares a las que se encontrarían en la sede del mundial.

”Lo que se vio en el Mundial es el nivel de nuestro atletismo actual, estamos en el primer año del ciclo olímpico, luego de una renovación categórica en las filas del equipo nacional marcada por varias bajas que por diferentes motivos llegaron después de Londres (Alexis Copello, Yoandri Betanzos, Arnie David Giralt, Dayron Robles, Yargeris Savigne, Aimée Martínez). No obstante, hay jóvenes atletas que lo han hecho bien, como son los casos de Pedro Pichardo, Yorgelis Rodríguez, Ernesto Revé, Denia Caballero, Yaimé Pérez, Yoandy Lescay”.

—De acuerdo al sistema de trabajo proyectado por su equipo en la Comisión Nacional, ¿cuáles son las proyecciones de cara a esta próxima temporada y al presente ciclo olímpico?
—La proyección está encaminada a recuperar el terreno cedido e ir sentando las bases para una buena actuación en Río de Janeiro, aunque debemos ser realistas, la parte económica nos limita a la hora de podernos insertar en los diferentes circuitos competitivos, tanto en el Caribe como en Brasil y con mucha más dificultad en Europa.

“Para la próxima temporada debemos ser más analíticos a la hora de conformar el equipo de manera tal que asistan los que realmente son competitivos en ese medio, ya que la gira debe tener dos objetivos, el competitivo y el económico, no se puede ir solo a gastar, también hay que buscar ganancias, aunque ahora con las nueva política de remuneraciones que se van a poner en vigor a partir del 1º de enero, este concepto debe variar”.

—¿Cuál es la composición actual de la selección nacional?
—La selección nacional está conformada por 137 atletas convencionales y 13 discapacitados, para un total de 150 atletas. En la actualidad la composición muestra alrededor de 70 atletas mayores y el resto en edad juvenil y de cadetes.

“Tenemos que mejorar en el proceso de selección, buscando el talento que nos puede llevar a la continuidad de los resultados óptimos en las tres fases de la pirámide, no pensar en resolver los resultados de una determinada categoría, sino garantizar los del atletismo en sentido general”.

—La temporada atlética que recién finalizó nos trajo satisfacciones en el área de la velocidad, tanto en el Mundial de Cadetes como en el Panamericano Juvenil, ¿qué proyecciones o estrategias han trazado para preservar e incentivar el incremento de los resultados en el área?
—Se trabaja para darle continuidad a los destellos de esta temporada, se ha incrementado la matrícula en las pruebas de 100 y 200 metros, se trabaja en la unión de todos los entrenadores del sector, de manera que se aprovechen los conocimientos de los entrenadores más aventajados para expandir el resultado de sus experiencias. Tenemos previsto participar en el Campeonato Mundial de Carreras de Relevos a celebrarse en Nasau, Bahamas, el año próximo, con las cuatro postas; en estos momentos  se trabaja en la conformación de dichos relevos.

— ¿Qué opinión le merece la nueva política de remuneración para atletas, entrenadores y especialistas del deporte y los cambios que de ella se derivan?

—Bueno, los cambios ya están proyectados y obviamente llegan para bien del deporte en general y en especial para el atletismo. Este deporte es profesional desde el inicio de los años 80, en la parte del pago de los premios esto será un estímulo mayor para atletas y entrenadores, algo que se venía haciendo desde hace varios años, lo que en una menor cuantía, en cuanto a las contrataciones, estas deben transitar por la Federación Cubana de Atletismo, que debe ser la rectora, —como hacen el resto de los países— solo habrá que establecer las cláusulas correspondientes, en cuanto a garantizar la representatividad de Cuba en las competencias oficiales y el correcto desarrollo de los atletas, esto nos abre las puertas a potenciar el desarrollo del atletismo a todos los niveles.

Facebook Comments