shelly Con información de Cubahora

Dos mil trece ha sido un año discreto, en lo que a récords se refiere. Mas la sequía de marcas no es razón suficiente para empañar las actuaciones durante el período de Shelly-Ann Fraser-Pryce, Usain Bolt, Mohamed Farah, Bohdan Bondarenko y Brianna Rollins, entre otros protagonistas.

Por estos días, cuando la temporada casi concluye, se abre el espacio para predecir quiénes podrían aparecer en la lista preliminar de 20 atletas (10 en cada sexo) que usualmente en las primeras fechas de octubre hace públicas la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF, por sus siglas en inglés), en el inicio del recorrido que terminará con la elección del Mejor Atleta del Año.

En este año post olímpico, tanto el XIV Campeonato Mundial que organizó Moscú, como la IV Liga de Diamantes, aparecen como platos fuertes a la hora de juzgar las opciones de los posibles candidatos.

Entre las chicas, realmente Shelly-Ann Fraser-Pryce (Jamaica-velocista) anda un paso por delante del resto y comanda un top 10 en el que bien pudieran incluirse la checa Zuzana Hejnová (República Checa-400 mv), Valerie Adams (Nueva Zelanda-impulsión de la bala), Sandra Perkovic (Croacia-lanzamiento de disco), Abeba Aregawi (Suecia-1 500 m), Svetlana Shkolina (Rusia-salto de altura), Caterine Ibargüen (Colombia–salto triple), Christina Obergföll (Alemania-lanzamiento de la jabalina), Milcah Chemos Cheywa (Kenya-3 000 m con obstáculos) y Brianna Rollins (Estados Unidos–100 mv).

Esta última tiene todo para hacer carrera como “estrella naciente” y la exquisitez de su debut en la alta competición la deja en posición de figurar entre las más destacadas de la temporada. Recordemos que Brianna no saboreó la derrota: ganó el título mundial, firmó cuatro de las cinco primeras marcas en la contienda y estampó un 12.26 durante los Trials de su país que la ponen tercera en el registro histórico de los cien metros con vallas.

Perkovic y Hejnová arrastraron highligts en su rol de campeonas en Moscú y fueron las únicas invictas en las siete paradas de la Liga de Diamantes, además de líderes del escalafón del año en sus respectivas especialidades.

Adams, Aregawi y Chemos Cheywa hicieron otro tanto al adjudicarse el título mundial, el diamante y dominar su prueba a los efectos de la IAAF, en tanto, Shkolina, Ibargüen y Obergföll se proclamaron reinas del orbe y añadieron la gema a su colección.

La explosiva Shelly-Ann parece encaminada a convertirse en la segunda jamaicana que se lleva el máximo reconocimiento anual de la IAAF a casa. A trece años del nombramiento de Marleney Ottey, aparece con una colección de razones que sustentan su candidatura: tres títulos mundiales (100 m, 200 m y 4×100 m), dos títulos en la Liga de Diamantes (100 m y 200 m) y autora de las marcas más destacadas de la temporada en 100 m (10.71, 10.72 y 10.77) y 200 m (22.13 y 22.17). Integrante, además, del relevo 4×100 que firmó uno de los tres récords para campeonatos mundiales que se consiguieron en la lid moscovita.

Con similares potencialidades anda su coterráneo Usain Bolt, para muchos destinado a dominar por quinta vez esta votación. El relámpago, sin deslumbrar con grandes demostraciones -cuantitativamente hablando-, volvió a arrasar en  los mundiales con otra tripleta de leyenda que lo sitúa como el atleta más laureado en la historia de estas justas con diez preseas (8-2-0), dejando atrás a Carl Lewis (8-1-0) y Michael Jhonson (8-0-0).

En efecto, Bolt clasifica entre los favoritos este año, aunque puede presagiarse una dura pugna con el británico Mo Farah, autor de un doblete (5 000 y 10 000 m) en la capital rusa, que lo confirma como dueño y señor de las distancias más largas de la pista.

Junto a Mo marcha el ucraniano Bondarenko, espectacular en el salto de altura, campeón mundial, líder del año, ganador del diamante y dos veces sobre 2.41 m, con unos cuantos “brincos” en busca de doblegar el 2.45 m de Javier Sotomayor, que por dos décadas ha reinado en la disciplina.

Resaltan, además, LaShawn Merritt (Estados Unidos-400 m),  Mohammed Aman (Etiopía-800 m), Aleksandr Menkov (Rusia-salto de longitud) y David Oliver (Estados Unidos-110 mv), todos con oro mundial, diamante y marca líder del año en su palmarés.

Y la lista -mi lista- se completa con Teddy Tamgho (Francia-salto triple), Vitezslav Vesely (República Checa- lanzamiento de la jabalina) y Robert Harting (Alemania-lanzamiento del disco)

Entre el 1ro y el 27 de octubre se abrirán las votaciones para escoger tres finalistas, entre los cuales se hallan los ganadores:

Mujeres: Shelly-Ann Fraser-Pryce, Zuzana Hejnová y Valerie Adams.

Hombres: Usain Bolt, Mo Farah y Bohdan Bondarenko.

¿ATLETAS DEL AÑO?

Ciertamente, la combinación de Fraser-Pryce y Bolt parece coquetear con la gloria. De concretarse, la tierra de Bob Marley devendría en el tercer país que hegemoniza el galardón, luego de que Estados Unidos (Carl Lewis y Florence Griffith-Joyner) y Gran Bretaña (Colin Jackson y Sally Gunnell) lo consiguieran en 1988 y 1993, respectivamente.  

Sin embargo, en los hombres no lo tengo del todo claro. Tres medallas pesan, pero Farah sacó dos metales del mundial arropados en registros relevantes y ha tenido un año con el aliciente del récord europeo en 1500 m (3:28.81), una especialidad que solo usa para ejercitar su ya famosa capacidad de esprintar en las pruebas de fondo.

Por las chicas, solo un desastre podría evitar que Shelly-Ann reciba el trofeo de WAOTY (World Athlete of the Year) de las manos de Alberto II de Mónaco. Esta fantástica corredora ha tenido en 2013 su año de total consagración. Si el mérito de la IAAF fuera unisex, ella sería sin dudas mi elección.

Por cierto, la temporada más que discreta viene siendo fatídica para los récords. Hasta hoy  solo un registro global ha sido modificado y es aquel 5.02 que saltara Jennifer Suhr el 2 de  marzo en Albuquerque (Nuevo México) para optimizar el  registro mundial de salto con pértiga (indoor) que era de 5.01m y poseía Yelena Isinbayeva.

Al aire libre la lista se ha mostrado invulnerable y de confirmarse, como parece,  esta tendencia, estaríamos viviendo el primer año sin récords desde 1907, según las estadísticas que revela el avezado Jon Mulkeen en su twitter. ¿Qué les parece?

CUBA

Tres medallas en el Mundial y pocos atletas involucrados en las giras internacionales durante el año dejan a Yarisley Silva y Pedro Pablo Pichardo en inmejorables condiciones en la lucha nacional por idéntico nombramiento.

Lo de ambos debe escribirse con mayúsculas. Silva, bronce mundial en el salto con pértiga, redondeó una temporada con 20 ascensos al podio en 21 competiciones, con una estabilidad impresionante que la vio escalar quince veces por encima de los 4.70 m, siete de ellas por encima de los 4.80 m. La subtitular olímpica de Londres el pasado año, culminó segunda en la clasificación del Diamante, con dos primeros lugares incluidos.

Pichardo, con su medalla de plata en el triple salto de Moscú, aportó la actuación más destacada de la delegación cubana. A sus 20 años, el muchacho completó un excelente debut entre mayores en el que saltó en diez ocasiones por encima de los 17 m y se adjudicó la victoria en la parada de Lausana de la Liga de Diamantes.

 

Facebook Comments