Es el momento justo para hablar de Moscú. Para darle riendas a la imaginación, y enrolarse en el bien poblado universo de los vaticinios de cara al Campeonato Mundial de Atletismo que entre el 10 y el 18 de Agosto organizará la capital rusa.
El Deporte Rey vive momentos interesantes, donde el nivel es alto y las rivalidades claras, por ello, al día de hoy, presagiar ganadores se vuelve una tarea harto compleja. Pero de este lado del mundo, pronosticar es una suerte de religión y siempre vale dedicar unos minutos a analizar, con base en los números y en el desempeño de nuestros representantes, quienes acumulan las mejores oportunidades.

Cuba llegará al gigante euroasiático con el enorme reto de luchar por retomar la senda dorada perdida en Daegu 2011, luego de ocho ediciones al hilo clasificando- en al menos una oportunidad- en lo más alto del podio. Igualmente se trata de superar el lugar 18 en el medallero (0-1-3) que dejara la cita sudcoreana y de vengar la desértica cosecha londinense.
Siempre, cuando de analizar posibilidades se trata, es una tendencia el iniciar valorando las opciones de quienes llegan con la gracia de haberse encaramado en el podio de la edición precedente. Por ahí, si se quiere, llevamos un punto a favor ya que en la escuadra cubana repiten los cuatro premiados de 2011: Lázaro Borges, Yarelis Barrios, Guillermo Martínez y Leonel Suárez. Sin embargo, las mayores esperanzas de la Mayor de las Antillas trascienden los límites de los experimentados de antaño y se cifran en la pertiguista Yarisley Silva; quinta en Daegu pero dueña de un 2013 impresionante.
La atleta de 26 años se roba la arrancada por su constancia, estabilidad y forma actual como la candidata de más fuerza a la hora de pensar en un título bajo los designios del Kremlin. Cierto es que tendrá que enfrentar un escenario especialmente hostil dada la presencia de Yelena Isinbayeva, dueña de los pasajes más espectaculares de esta especialidad. Quien, aun sin los dotes hegemónicos de hace un tiempo, actuará en la condición, nunca depreciable, de local. Mas, la pequeñita de Pinar del Rio ha dado disimiles muestras de competitividad, y con un palmarés de lujo que incluye los cinco mejores saltos de la temporada, incluido el tope global de 4.90, las tiene todas consigo para con su pértiga de por medio hacer sonar las notas de la otrora Bayamesa en el majestuoso Luzhniki; el mismo que 33 años atrás fuera su cómplice con María Caridad Colón y su dardo de protagonistas.
De vuelta a los que saben; con una dosis exacta de realismo, es Yarelis Barrios la que aparece con mayores opciones teniendo en cuenta el desenvolvimiento personal de cada uno y el comportamiento de sus respectivas especialidades en la presente contienda.
Nuevamente Barrios es solida aspirante al que sería el cuarto metal de su carrera ya que tiene en su hoja de servicios otras tres medallas (0-2-1) conquistadas de manera consecutiva desde Osaka 2007 hasta la fecha.
La principal discóbola de Cuba anda posicionada en la tercera plaza del ranking mundial con registro de 67.36m; por detrás de los 67.86m de la jovencita china Siyu Gu (n. 1993) y de Sandra Perkovic (68.96 y un recital de marcas dominantes); invencible, por cierto, desde su regreso a la alta competición tras cumplir sanción por presunto consumo de sustancias prohibidas. Así las cosas, aunque toda competencia es diferente, y nadie sabe lo que pueda suceder hasta tanto no suceda; en el disco para damas, todos las autopistas, caminos, senderos y veredas del favoritismo conducen a la croata Perkovic.
Borges, plateado dos años atrás, todavía anda enfrascado en un proceso de reconciliación con su pértiga y con el nivel que podría dotarle de las armas mínimas para defender su permanencia entre los agraciados. Las secuelas de la nefasta ruptura de garrocha en Londres, se conjugan con una temporada en la que el capitalino no ha logrado despuntar, mientras que todos sus rivales sí. Lo mejor de Lazarito son los 5.71m conseguidos en Madrid el 13 de julio, y con ellos ocupa el decimocuarto puesto del año. Un escalafón que domina el archifavorito Renaud Lavillenie (6.02m), seguido de los alemanes Holzdeppe (5.91), Otto (5.90) y Mohr (5.86).
En lo que a Leonel Suárez y Guillermo Martínez, respecta, han transitados por una contienda dolorosa.
El holguinero aquejado de una tendinitis en su rodilla derecha decidió pasar de todo y jugarse su única carta en el Mundial. Leonel avanza con los 8523 puntos rubricados en el decatlón de Londres y tendrá que vérselas con una temporada que se presenta con los alemanes Pascal Behrenbruch (8514) y Michael Schrader (8427 ) a la cabeza del listado universal; caracterizada, por demás, por discretas demostraciones de Ashton Eaton y Trey Hardee. Actuaciones que pueden cambiar en Moscú. Para Leonel, todo el beneficio de su gran competitividad y de su casta como doble medallista olímpico y mundial.
Guillermo Martínez, sexto del orbe con 85.59m, tiene escollos musculares que dejar atrás y una avanzada que encabezan el ruso Dmitri Tarabin (88.84m), el checo Veselý (87.68m) y el finés Pitkämäki (87.60) que sortear para aspirar a los mejores aplausos.
En el resto de la tropa resalta el triplista Pedro Pablo Pichardo; líder de la temporada con 17.69m. Pichardo ha clavado en ocho ocasiones sus pinchos más allá de los 17m, rendimiento que ha sido noticia, sobre todo, por haberle valido para vencer a los norteamericanos Christian Taylor (17.66m) y Will Claye (17.47 ); principales figuras de la especialidad y candidatos al podio junto al controversial francés Teddy Tamgho (17.47 ). El santiaguero, sin dudas, tiene opciones, y un metal en la lid moscovita sería el colofón de una escalada genial, con la que se patentaría como un fuera de serie al ir de Campeón Mundial Juvenil a medallista en el máximo evento de orbe.

Un aparte merecen Yipsi Moreno y Orlando Ortega. La primera, toda una leyenda en el universo atlético y para el lanzamiento del martillo, en particular; con la triple campeona mundial a cuestas y lista para contender en el séptimo mundial de su pródiga carrera. Yipsi anda por los 73.93m, y habita fuera del top ten de la especialidad a poco más de 4 metros del clan hegemónico de la campaña compuesto por las rusas Bulgakova (76.17), Kondrateva (77.13) y Lysenko (78.15); todas resultado directo de su campeonato nacional.
El segundo, pese a coexistir con 13.09 el tercer mejor crono del año, ha estado fuera de competencia por las razones que ya se conocen y tuvo,
muy poco tiempo para buscar un ritmo que solo se consigue corriendo y corriendo. Orlandito regresó a las pistas hace a penas una semana
y contendió en la DL de Londres sin poder finalizar por lo que tendrá un mundial bien difícil, sobre todo por el poco tiempo conque cuenta para poder reinsentarse.

Así, sobre los hombros de los citados se agolpan las mayores expectativas cubanas para Moscú 2013. Para el resto queda la misión de dar lo mejor de sí; ya sea para decir adiós o para engrasar las maquinarias para un futuro, en muchos casos, promisorio. En cualquier caso, la tierra zarista promete, y es que, escándalos de dopaje aparte- se proyecta como posible cuna de un espectáculo atlético de altos quilates; de los mejores de la historia, según el criterio de muchos especialistas.

Tomado de Cubahora

Facebook Comments