soto Por Eddy Nápoles Cardoso/Especial para DeporCuba

 

La ciudad de Stuttgart en Alemania fue la sede del Cuarto Campeonato Mundial de Atletismo, la cita atlética se desarrolló entre el 13 y el 22 de agosto de 1993 y contó con la participación de 1689 atletas procedentes de 187 países. Destacan aquí los cinco topes mundiales implantados, con los británicos Sally Gunnell en los 400 con vallas (52.74) y Colin Jackson en 110 con vallas (12.91); la rusa Anna Byriukova en salto triple (15.09) y los relevos estadounidenses masculino, el 4 x 100 (37.40) y el 4 x 400 (2:54.29). En esta edición sigue el brillo de Sergey Bubka, en la pértiga, ganador de su cuarto título, en tanto el balista suizo Werner Günthoer, los estadounidenses Michael Johnson y Jackie Joyner-Keerse, ganaban su tercero.

 

Por países dominaba por primera vez los Estados Unidos con 256 puntos, seguido de Rusia con 180.5 y en tercero se ubicaba Alemania con 130 unidades.

CUBA

Cuba asistió con más de una treintena de atletas y logró aquí sus primeros títulos mundiales y nada más y nada menos que en las piernas de sus saltadores de altura.

El 21 de agosto, Cuba lograba coronar su primera campeona mundial al aire libre, cuando la capitalina Ioamnet Quintero –que ya había enseñado las uñas en Barcelona con medalla de bronce – se impuso en el salto de altura con 1.99, pero la alegría fue mayor ya que su escolta en el podio fue la pinareña Silvia Costa con 1.97, atrás quedaban la austriaca Sigrid Kirchmann, también con 1.97, en tanto con 1.94 se ubicaban la rumana Alina Astefei, la rusa Yelena Rodina y la italiana Antonella Bevilacqua.

El otro título lo aportó Javier Sotomayor, que ese año mostró una descollante forma deportiva, que lo llevó a implantar su tercer tope mundial al aire libre el 27 de julio en Salamanca, Sotomayor llegó a Stuttgart con las intenciones de sacarse las espinas que tenía de Roma y Tokio y dominó la prueba con un salto de 2.40, pero contó con cierta rivalidad del polaco Arthur Partyka y del británico Steve Smith, ambos con 2.37, en tanto en 2.34 quedaban el alemán Ralf Sonn, el bahamés Troy Kemp y el conocido estadounidense Hollis Conway, también en el grupo de la retaguardia se ubicaban el español Arturo Ortiz y el estadounidense Tony Barton, ambos con 2.31, mientras que el otro criollo presente en la lid, el también matancero Marino Drake, no pasaba de la etapa clasificatoria con un pobre 2.20.

Esa brillante demostración de los saltadores de altura fue escoltada por otros diez finalistas, donde destacan los cuarto lugares de Emilio Valle en los 110 con vallas, en una final donde Colin Jackson implantó récord mundial con 12.91 segundos; mientras Valle marcaba 13.20 detrás de Tony Jarret 13.00 y Jack Pierce 13.06 segundos; el relevo masculino de 4 x 100, cedió ante las cuartetas de Estados Unidos (37.48 récord mundial), Gran Bretaña (37.77) y Canadá (37.83), marcando 38.39 segundos; Aliuska López con 12.73 en los 100 metros con vallas, escoltó a Gail Devers (12.46), Marina Azyabina (12.60) y Linda Tolbert (12.67); Niurka Montalvo con 14.22, en el debut del salto triple en citas mundiales, se vio superada por Anna Biryukova (15.09), Iolanda Chen (14.70) y Iva Prandzheva (14.23), en tanto la campeona Olímpica de Barcelona 1992 en el lanzamiento del disco, Maritza Martén con apenas 64.62, era doblegada por la rusa Olga Burova (67.40); la australina Daniela Costian (65.36) y la china Min Chunfeng (65.26), su coequipera Bárbara Echevarría era sexta con 62.52, también se ubicaron en esa posición el relevo femenino 4 x 100 con récord nacional de 42.89 segundos y el relevo masculino de 4 x 400 con 3:00.46

En octavo lugar terminaron la velocista Liliana Allen con 11.23 segundos en 100 metros y la balista Belsy Laza con 19.27 metros, completando así los 13 finalistas del atletismo criollo en la cita alemana.

Ya entre los 12 finalistas se ubicaron otros tres cubanos, el discóbolo Luis Mariano Delis, era noveno y los noveles Yoelbi Quesada con 16.77 en triple e Iván Pedroso, lesionado en el salto de longitud. Hasta las semifinales avanzaron el vallista largo José Pérez –primer cubano que asiste en esa especialidad a este tipo de evento – y el cienfueguero Norberto Téllez en los 400 metros planos; el resto de los criollos quedaron en los cuarto de finales y series eliminatorias.

En resumen este mundial representó para nuestro país la mejor actuación, con tres medallas, dos de oro y una de plata, además de 13 finalistas, con 59 puntos y el séptimo lugar entre un total de 187 naciones

Facebook Comments