Dayron Robles en la Conferencia de Prensa del Memorial Primo Nebiolo, Turin Tomado de CubaxDentro

Dayron Robles, prometedor atleta y principal protagonista del Deporte Rey en Cuba desde el sorprendente 2008 que certificó su eclosión como una estrella del atletismo internacional ha vuelto a poner sus pies sobre la pista; lo hizo para competir en el Memorial Primo Nebiolo de Turin, donde fuera sexto con crono de 13.82. La noticia de su regreso agarró por sorpresa a medio mundo y ha tenido efecto mediático en los cuatro costados del planeta: desde China, en el lejano Oriente; hasta en Cuba, a pesar del silencio.

No es para menos, es un campeón olímpico y ex recordista mundial que retorna a su actividad de siempre, luego de haber pactado el final de sus compromisos con la selección nacional del país que lo vio nacer y encumbrarse hasta la cúspide.

Ahora, detrás del dato no hay muchos motivos para el asombro, salvo por el asunto de la rapidez de su recuperación pues el constante sonar del “río” lo mostraba como algo que se veía venir. Si revisamos la repercusión histórica del muchacho es inevitable no reparar en las diversas notas referidas a las molestias de origen físico y “ambiental” que se habían vuelto recurrentes en la vida del atleta. Muchas veces declaró a medios internacionales como Associated Press (AP) sobre sus problemas, aunque nunca ofreció muchos detalles sobre la procedencia y/o naturaleza de los mismos.

Santiago Antúnez, su entrenador y ex-jefe del equipo de trabajo en la llamada Escuela cubana de vallas se encargó, en varias ocasiones, de confirmar la atmósfera marcada por el poco reconocimiento que circundaba al campeón; situación que detonó cuando la pista dejó de responderle. Año tras año, de 2008 hasta la fecha, Dayron Robles apenas pudo lucir en los eventos principales de cada temporada, asediado por cuadros reiterativos de lesión y hasta por la mala suerte.

Así, agobiado por un cúmulo de insatisfacciones entre las que se desenvolvía su vida, decide finalmente, apartarse del alto rendimiento al causar baja por voluntad propia del equipo nacional ¿Decisión sorpresiva?, no creo; una derrota para el deporte cubano, quizás.

Sobre su retorno se ha fabulado mucho, e incluso existen hasta expectativas de sí hay algo qué hacer al respecto. Sin embargo, la realidad dicta que el papel de Cuba en el asunto se resume a asumir, tolerar, y verlo correr, como hemos visto a tantos otros, aunque indudablemente con menos repercusión. Dayron es un tipo mediático, dado como pocos a ese universo fabricado por los medios que para el resto de los cubanos es inusual. Claro, que sus potencialidades para el deporte también son incuestionables, por ello es bastante probable que vuelva por sus fueros y como en “sus años mozos“, sea capaz de brillar.

En Turin ha declarado que «En realidad nunca he pensado en dejar de correr. He tenido problemas en el fémur, pero poco a poco me recuperé y ahora me siento muy bien. Esta es mi primera carrera del año pero desde octubre que empecé a entrenar en La Habana, y me siento listo, estoy buscando y voy a tratar de hacerlo lo mejor posible «.

Por ahora lo hace bajo sus propios preceptos, pero cabe en el destino la opción de que con dos o tres años de por medio como máximo, vuelva a desandar la ruta olímpica y/o mundial desde otras huestes según lo que dispone la IAAF en su reglamentación.

Al autorizarle la “Baja”, salvo que haya otros vínculos o alguna clausula (que desconozco), quedaban todas las puertas abiertas para que saliera a incursionar sobre las vallas, ya fuere por un club o por cuenta propia, como parece estar sucediendo. La reglamentación es clara y a los mítines internacionales asiste todo el que sea invitado. Lo de competir en mundiales y Juegos olímpicos ya es harina de otro costal, y habría que ver como se desenreda el asunto si en definitiva el muchacho se decide por retomar ese camino. Por cierto, sería “Elegible” de cara a Río 2016.

De momento el chico aparece instalado en el sótano del ranking de la temporada (lugar 118), acreditado por el 13.82 de Turín, y registrado como atleta cubano. Una posición que mejorará de seguro cuando sus “cabalgadas” retomen la cadencia habitual. También puede que sea pronto,  muy pronto, porque ya se anuncia su nombre para los 110mV los Mítines de Gotemburgo (Suecia) y de la Villa de Reims (Francia), señalados para el 15 y el 26 del presente mes, respectivamente.

En su historia con Cuba se incluyen méritos que le sitúan como uno de los vallistas cortos más pródigos de nuestra Isla y del mundo. Una historia que concluyó oficialmente en el momento en que el apodado Lord del Guaso no alcanzó a concretar su actuación en la final olímpica de Londres y se alejó lesionado por cuenta de una «ruptura leve de la porción larga del bíceps femoral derecho «

Con ello pasa otra página que invita a reflexionar y a analizar que lo único que nos queda por hacer es rectificar. Rectificar sobre los errores, rectificar sobre el eterno silencio, rectificar sobre las oportunidades y reaccionar, ojalá y aun con tiempo para rescatar al deporte cubano, porque se nos está escapando de a poco, y urge porque ya no tenemos mucho de donde sostenernos antes de caer al precipicio.

 

Recomendamos:

Las lecciones de la retirada de Dayron Robles (Parte I)

Las lecciones de la retirada de Dayron Robles (Parte II)

 

D´Elicio-Antunez-Robles durante la presentación del Mitin en Turin

Facebook Comments