Pedro Pablo Pichardo, líder mundial en el triple salto 2013 con 17.69m. Foto: Internet Por José Ramón Fabelo Corzo/Especial para DeporCuba

A pesar de las inclemencias del tiempo y de realizarse, por tanto, en condiciones nada idóneas, el pasado Memorial Barrientos efectuado el 4 de junio en el Estadio Panamericano de la Habana dejó varios resultados de mucho interés para el atletismo cubano. Sobre algunos de ellos la prensa digital y escrita ha hecho bastantes referencias. Otros han pasado un tanto desapercibidos. Trataremos aquí de reseñar el alcance de unos y otros.

El triple masculino: para hoy y para mañana

Con mucha razón se ha destacado el resultado de Pedro Pablo Pichardo (17.69 metros en triple salto) como el logro más importante del evento. Esa marca no sólo representa la mejor cuota personal del vigente campeón mundial juvenil y no sólo lo ubica al frente del ranking mundial al aire libre del año 2013. El registro, además, coloca al joven atleta en el número 27 del mundo en todos los tiempos en ese tipo de competencia y en el número 4 en Cuba (incluidos en este caso los resultados en sala y en exteriores), en una disciplina que ha tenido no pocos brillantes exponentes en nuestro país. Los atletas cubanos que le anteceden son: 1.- Yoelbi Quesada (17.85); 2.- Aliecer Urrutia (17.83 en sala y 17.70 al aire libre) y 3.- Lázaro Betancourt (17.78). El cuarto lugar en el ranking cubano de todos los tiempos lo comparte Pichardo con Yoandri Betanzos, quien tuvo como mejor resultado de su destacada carrera precisamente un 17.69 logrado en el Campeonato Mundial Bajo Techo de Doha en el año 2010.

Pero lo más significativo de la marca de Pichardo es el haberla obtenido en su primer año en la categoría de mayores, lo cual hace presagiar un gran futuro en la especialidad. Con 19 años hasta el próximo 30 de junio, Pichardo es el triplista cubano que más lejos ha llegado con 20 años o menos. En el mundo sólo dos atletas han tenido registros superiores con esa edad: James Beckford (Jam) que en 1995 saltó 17.92 y KhristoMarkov (Bul) que alcanzó 17.77 en 1985.

Hay otro hecho que merece ser destacado. Como es conocido, sobre todo en los saltos horizontales (salto largo y triple salto), suele haber resultados espectaculares que sólo se dan un día en la vida del deportista. En esos casos, ni antes ni después los atletas se acercan a esos registros. La historia recoge ejemplos ilustres de esto como el 8.90 de Bob Beamon en las Olimpiadas de México en 1968 o el 8.95 de Mike Powel en el Campeonato Mundial de Tokio en 1991, sucesivos records mundiales de salto largo. También sirven de ejemplo el 17.89 en triple del brasileño Joao Carlos de Oliveira conseguido en los Juegos Panamericanos de México en 1975 y mejor cuota universal en su momento, o incluso el increíble record mundial vigente de 18.29 del británico Jonathan Edwards, conseguido en el Campeonato Mundial de Göteborg en 1995. En ninguno de estos casos los recordistas lograron en el resto de su vida atlética registros legales que se acercaran a menos de 25 centímetros de su mejor marca.*

El registro de Pichardo no parece ser el resultado de la casualidad ni tampoco representar aún la marca de su vida. Ésta debe estar aún por llegar.En primer lugar, por la envidiable juventud con la que está consiguiendo sus registros actuales, y en segundo lugar,por la buena secuencia de resultados que lleva y que le ha permitido obtener ya este año registros previos de 17,16 y 17.31, muy destacados para su edad. A los lectores que tengan la posibilidad de hacerlo los invito a ver un video colgado en YouTube que capta al cubano en el Campeonato Mundial Juvenil de Barcelona en julio de 2012 cuando en un casi imperceptible foul logra un gran salto cercano a los 17.40. Había cumplido 19 años apenas dos semanas antes.

El nivel de la marca de Pichardo parecería suficiente para opacar cualquier otro resultado del triple masculino en el Barrientos. Así y todo merecen destaque especial otras dos marcas. En primer lugar la de Ernesto Revé, quien alcanzara el segundo lugar con 17.32. Aun cuando no es su mejor resultado del año (él tiene un 17.46 que es marca personal y que aparece como la segunda del año a nivel internacional, además de un 17.37 y un 17.35), es una muy buena marca de nivel mundial. Llama la atención que en este momento entre Revé y Pichardo tienen 7 de las mejores 10 marcas del año al aire libre, 4 del primero y 3 del segundo. En el caso de Revé se trata también de una joven y promisoria figura que en este momento sólo tiene 21 años. Fue subcampeón mundial juvenil en 2010. Comparte con el histórico Pedro Pérez Dueña el record nacional juvenil de 17.40, igualado por Revé en 2011. Acaba de iniciar su primera gira por Europa hace apenas una semana. Sus dos primero resultados (16.72 en la Liga de Diamantes en Roma el 6 de junio y 16.48 en el Challenge de Moscú el 11 de junio) han quedado por debajo de sus posibilidades y mejores registros del año. No parece tratarse de un problema relacionado con su forma deportiva (el resultado del Barrientos es de hace poco más de una semana) sino de confianza en sí mismo ante las exigencias propias de la alta competencia. Eso se resuelve compitiendo, compitiendo y compitiendo y es precisamente lo que Revé está haciendo.

Pero, regresando al Barrientos, hay todavía otro resultado del triple masculino que llama muchísimo la atención. Se trata del 16.53 alcanzado por el jovencito Lázaro Martínez. Lazarito cumple este año 16 años y, a pesar de su corta edad, es simultáneamente en este momento el líder mundial entre los cadetes y entre los juveniles para este año 2013. En otras palabras, habiendo nacido en 1997 encabeza el ranking mundial de 2013 entre todos los nacidos en 1994 o después. Su marca lo ubica como el sexto mejor de todos los tiempos en la categoría de cadetes. Por cierto, de los 5 que están delante de él, 3 son también cubanos: Yoelbi Quesada con 16.68 en 1990, Héctor Dairon Fuentes con 16.63 en 2005 y Ernesto Revé con 16.56 en 2009. Sin embargo, estos excelentes atletas cubanos consiguieron las referidas marcas en la categoría de cadetes en el año en que cumplían 17. Lázaro Martínez ha sido el mejor de los cubanos a los 16 años y el segundo en la historia después del chino JunjieGu, quien consiguió un 16.89 en 2000 cuando tenía 15 años.

Como puede verse, a pesar de la retirada simultánea del equipo nacional de Yoandri Betanzos, David Giralt y Alexis Copello, los máximos exponentes cubanos en los últimos años en la disciplina, el Barrientos dejó traslucir la salud que tiene en este momento el triple cubano y sus buenas perspectivas para hoy y para mañana. (Continuará)


* Tal vez aquí el caso de Edwards sea excepcional ya que, si bien su segundo mejor registro legal fue de 18.01, a 28 centímetros de su record, en el propio año 1995 y antes de conseguir el record del mundo, logró un espectacular salto de 18.43 con viento a favor de 2.4 m/s que, de seguro, hubiera sido similar o superior al vigente record si el viento hubiese sido de 2m/s, solo un poco menos fuerte.

Facebook Comments