IMG_2244IMG_2283DSC00025  

 Por: Abel Castillo Noriega y Lilian Cid Escalona.

Fotos: Reynier Batistas y Lilian Cid/DeporCuba

El XIV Campeonato Mundial Juvenil de Atletismo trajo consigo la consagración de varias figuras noveles que venían destacándose a lo largo de la pasada temporada. Jóvenes de este tiempo, con las mismas inquietudes que el resto de sus coetáneos pero que eligieron encaminarse hacia el deporte rey. El Estadio Olímpico Lluís Companys fue testigo del triunfo de tres atletas cubanos que contribuyeron a que nuestra pequeña delegación se ubicara en el cuarto lugar del cuadro de medallas con (3-0-1) y en el onceno puesto en la clasificación por puntos con 41 unidades.

Yorgelis Rodríguez, Pedro Pablo Pichardo y Yordan O´Farrill se unen a la lista de campeones mundiales de la categoría que encabezan Javier Sotomayor (salto alto), Emilio Valle (400 c/v), Xiomara Rivero y Osleidys Menéndez (jabalina), Reinaldo Quintero (110 c/v), Luis A. Bueno (longitud), Yoelbi L. Quesada (triple), Raúl Duany (decatlón) y Yoel Hernández (110 c/v), entre otros.

La cubanita Yorgelis Rodríguez cumplimentó una actuación exitosa, que le valió el oro en el heptalón del 14to Campeonato Mundial Juvenil de Atletismo. La guantanamera logró concretar 5966 puntos y venció en la difícil prueba que busca a la atleta más completa.

Yorgelis Rodríguez, subcampeona mundial del heptalón, categoría de cadetes, en 2011 y titular de esa especialidad en el XIV Campeonato Mundial Juvenil de Atletismo celebrado en el pasado mes de julio, se erige como la mayor promesa cubana de los eventos combinados para damas.

En la ciudad condal, la discípula de Gersin Luis Castro concretó 5 966 puntos para coronarse en la prueba que convoca a las atletas más completas. Más allá de las esperanzas que —dada su juventud— se cifran en ella, esta guantanamera de 17 años de edad ya archiva en su palmarés resultados de primer nivel.

La temporada que recién culmina ha sido especialmente pródiga para ella. Además de vencer en la mencionada cita universal, consiguió una respetable puntuación de 5 994 unidades, que es ahora su mejor marca personal.

Por su parte el santiaguero Pedro Pablo Pichardo se proclamó como el mejor triplista del mundo en esta categoría al estampar un registro de 16 metros y 79 centímetros, que constituye su marca personal y la mejor marca juvenil del pasado año.

Pichardo se convirtió en el cuarto atleta cubano que logra coronarse en esta especialidad en la historia de los mundiales juveniles. El primero en obtener el metal áureo en estas lides fue Yoelbis Quesada cuando en 1992 registró 17,04 que constituye record para los mundiales juveniles. En 1996 Rene Luís Hernández se agenció la medalla dorada con un salto de 16,50 y más cercano en el tiempo en 2002 su coterráneo David Giralt se estiró hasta 16,68.

Yordan O´Farrill fue el tercer cubano en coronarse en tierras ibéricas. El novel corredor demostró su potencialidad desde los mismos inicios de la competencia cuando en el heats clasificatorio paró los relojes en 13.44 para luego cubrir los 110 metros finales en un tiempo de 13,18 segundos y estampar la mejor marca histórica en estos torneos.

El camagüeyano demuestra que el futuro de las vallas cortas está asegurado y se perfila como una de las figuras más prominentes en la especialidad de la velocidad que más gloria le ha dado a nuestro país.

Después de una larga jornada de entrenamiento en el cuartel general del atletismo cubano hicieron un alto para conversar con nuestros lectores.

—Una mirada retrospectiva al Mundial de Barcelona…

Yorgelis Rodríguez En el mundial pensé en todo, desde que podría ganarlo con menos esfuerzo hasta sentir que ya no había opciones para alcanzar el título, que era mi meta personal allí. Nunca perdí la concentración y luché en cada evento por hacer la mayor cantidad de puntos posibles. Tuve problemas en la bala y en el salto de longitud, donde las cosas no salieron como deberían de acuerdo con las marcas que yo estaba haciendo antes, pero me recuperé y aproveché cada espacio que dejaban las contrarias. Y así salió el resultado. Recuerdo que en un momento determinado dejé de ver el oro como una opción, pero tanto mi profesor como Juantorena (Alberto Juantorena) me animaron mucho y así salí a correr los 800 metros que lo definieron todo.

Pedro Pablo Pichardo– Para mí fue muy importante participar en un evento de esta envergadura. Asistí con el objetivo de ratificar la clase de la escuela cubana de triple salto. Ser parte de este plantel es un reto que me he propuesto y para eso me esfuerzo cada día en los entrenamientos para tratar de igualar los resultados que han alcanzado esos grandes saltadores que han transitados por ella a través de estos años. Al paso del tiempo me quedan recuerdos imborrables de ese mundial. Haber alcanzado este resultado le dio un giro a mi carrera y me compromete a establecerme dentro de la élite de esta especialidad.

Yordan O´Farrill – El mundial de Barcelona me trae grandes recuerdos ya que allí tuve la oportunidad de resarcir mi actuación de la primera Olimpiada de la Juventud y pude demostrar que estoy en la élite de la especialidad y que soy un digno continuador de la escuela cubana de vallas. Este triunfo inscribió mi nombre en la lista de campeones mundiales de la categoría y de ese modo di mi modesto aporte al patrimonio del atletismo cubano.

¿Que simboliza para ustedes representar a nuestro país en un evento de este tipo?

Yorgelis Rodríguez-—Es un compromiso muy grande, porque tener la responsabilidad de defender las letras de nuestro país significa mucho. Hay que salir a darlo todo y buscar el mejor resultado posible, porque el pueblo confía en los atletas y espera mucho de nosotros.

Pedro Pablo Pichardo -Para cualquier atleta representar a su país debe constituir un gran honor y yo lo asumo como una gran responsabilidad porque tengo el reto de quedar bien con todas las personas que han depositado su confianza en mí. Como deportista tengo el compromiso de defender esta nación con dignidad en cualquier evento y trabajo fuertemente para darle muchos éxitos a esta nación que ha puesto en nosotros todas las condiciones para que nos realicemos como atleta y como persona.

Yordan O´Farrill –Desde que era niño veía por el televisor las grandes citas deportivas y soñaba con representar a nuestro país en un evento de este tipo. Gracias a la vida pude materializar este sueño.

— ¿Cuánto han influido sus preparadores en su formación y resultados?

Yorgelis Rodríguez-—El papel de mi profesor ha sido determinante en mis resultados. Es como un padre para mí, y le reconozco siempre el hecho de que sabe cómo hablarnos y cómo llegar a nosotros para sacar lo mejor de cada uno de sus atletas en todo momento.

Pedro Pablo Pichardo– Mis preparadores han sido determinante en mi carrera ya que me han transmitido sus conocimientos y me han guiado por la senda del triunfo. Yo tengo que agradecerle a todos pero en especial a mi padre Andrés Pichardo, quien fue mi entrenador principal hasta que subí para el equipo nacional. Mi progenitor es el artífice de este resultado porque fue el que me inició en el mundo del atletismo y el que me enseño las primeras lecciones de salto.

Yordan O´Farrill-Los entrenadores son parte importante del triunfo de un atleta porque son los que están contigo gran parte del año y te preparan no solo para que seas un buen atleta sino para que seas una buena persona y te sepas conducir en la vida. Yo tengo que agradecerles a muchas personas desde los que me iniciaron en mi provincia de Camagüey hasta los del equipo nacional en especial a mi profesor Ramiro que ha sido uno de los artífices de los resultados que he conseguido en mi corta carrera.

— ¿Qué objetivos tienen trazados para esta temporada?

Yorgelis Rodríguez —Trabajar fuerte con la idea de superar la barrera de los 6 000 puntos y buscar la clasificación para el Mundial de mayores en Moscú. Entre este evento y el Panamericano juvenil se localizan mis objetivos para la próxima temporada.

Pedro Pablo Pichardo-Mi meta para esta temporada es estabilizar mis resultados para poder buscar una plaza en el equipo que participará en el venidero mundial de Moscú y ya en la capital rusa luchar para lograr una actuación meritoria.

Yordan O´Farrill– Esta temporada tuve la oportunidad de competir en la gira de invierno y aunque no obtuve los resultados que esperaba fue muy conveniente enfrentarme a varios corredores que estaré viendo en próximos eventos internacionales. Esta gira me ha servido para sacar algunas enseñanzas de cara al mundial de Rusia. Esta es la competencia más importante de año y voy a trabajar duro para incluirme en la final de mi especialidad.

Este puede considerarse el punto de partida en la carrera de estos tres prometedores deportistas que a partir de ahora se insertan a la élite del deporte rey. Conscientes del reto y el compromiso que implica haber ganado un evento de este tipo se preparan intensamente para demostrar que estos resultados no han sido obra de la casualidad sino que son el fruto de horas de intenso bregar en las que han aportado lo mejor de sí en pos de mantener en el sitial más alto el estandarte del atletismo cubano.

Somos de la opinión de que estos jóvenes reúnen todo el potencial necesario para triunfar en la máxima categoría del atletismo pero depende de ellos traducir ese potencial en resultados sabiendo que les toca asumir un rol protagónico como lo hicieron en su momento atletas de la talla de Yoandris Betanzos, Anier García entre otros. El mundial de Moscú se vislumbra como el próximo reto en esta carrera de obstáculos que tienen camino al firmamento atlético.

Facebook Comments