Luego de un largo período de silencio en los medios de comunicación, Yelena Isinbayeva, sorprende con una entrevista exclusiva que se difunde hoy a través de la página web de la Federación Rusa de Atletismo:

– ¿Qué sentimientos la traen de espectadora a los eventos, cuando ha decidido no competir en la temporada de invierno?

Vine al Campeonato de Rusia para apoyar a los niños con los que comparto en el mismo grupo de trabajo (medallistas de oro y plata Anton Ivakin y Tom Storm).

 

El no competir en invierno me parece una decisión bastante natural. Fácil de predecir después de Londres, donde tuve una actuación difícil.

Antes de llegar a los 30 años, puedes saltar mucho y durante mucho tiempo, pero después de cruzar esta edad te ves obligado a priorizar para no destruirte.

Es tiempo de prepararse para ciertos torneos. No creo que treinta años sea un límite pero ya no es como antes cuando podía hacer 15 competencias en un año. Ahora no, porque no alcanza el tiempo de recuperarse completamente con tanta intensidad. Estoy pensando que pudieran ser seis o siete competencias en una temporada.

– Usted no habla solo de la importancia de disfrutar los saltos. Cuántas veces ha carecido de emociones?

Depende de cómo se vea. Cuando se trata de una serie de torneos, la pasión está en cuán alto puedes llegar. Es fácil de seguir esa dinámica de los resultados. Esto, por supuesto, visto como diversión es difícil, pero el placer de saltar, siempre está, siempre lo experimentas.

¿Hay avance de sus resultados de entrenamiento?

-No. No importa. Lo más importante es la técnica. Ahora me entreno por diversión. Todavía no hemos empezado el entrenamiento intensivo. La tarea principal es relajarse, para tener el deseo de crear. Lo relaciono con lo que estoy en la pista. Este no es un trabajo puramente mecánico, es estéticamente hermoso, yo creo en ello cuando salto, y lo siento tal vez, como un arte.

– ¿A qué llama usted el «encore»?

Al establecimiento de un récord mundial.

– Y de su actuación en el Mundial en casa?

La veré en vivo. Por ahora no quiero pensar en nada más. Entreno, trabajo y deseo. Y que sea lo que Dios quiera.

Es difícil de planear algo. Me gustaría decirles que ahora mismo todo está al revés para mí. Así que tranquilo. Que sea una sorpresa. De hecho, muchos creen que Isinbayeva es una atleta de la que se puede esperar cualquier cosa y es así, soy totalmente impredecible. Y me gusta.

– Hay actuaciones obligadas para el verano, dónde la veremos?

No tengo presiones. Pero me gustaría ir a China. Hay una competencia el 19 de mayo. Los chinos me encantan.

– Ahora no hay presión. ¿Es mejor que cuando se veía obligada a saltar y ganar?

Nunca he vivido bajo el yugo de las obligaciones. Todo lo que me pasó después de los Juegos Olímpicos de Beijing sucedió por deseo propio, no estaba obligada a hacerlo.

La única solicitud que se me ha hecho es la de participar en la Copa del Mundo aquí en casa. Y me la hicieron con la siguiente frase: «Sería genial si participaras.»

Antes de los Juegos Olímpicos de Beijing, Valentin V. Balakhnichev me dijo: «No le debes nada a nadie. Diviértete y olvídate de todo. Eres la mejor”. Voy a recordar estas palabras por siempre.

Pero soy muy responsable y agradezco a todos los que me aman y me ayudan. Y quiero responder a una actuación digna, es mi manera de dar las gracias por el apoyo que me brindan a mí y al atletismo. Así, tan pronto como me sienta lista , saldré a la pista.

– En agosto, Moscú acogerá el por primera vez en la historia un Mundial de Atletismo. ¿Qué espera de este acontecimiento?

Una gran celebración. Estoy muy contenta de que nuestros fans sean capaces de verlo en vivo, sin necesidad de ir a ninguna parte. No habrá que tomar carretera, todo llegará a Moscú. Y yo estaré allí. En calidad de qué – el tiempo lo dirá.

 

Tomado de: Rusathletics.com

Facebook Comments