navas Texto: Lilian Cid Escalona (deporcuba@gmail.com)

Fotos: Reynier Batista (batistareynier@gmail.com)

 

“Nuestro principal objetivo es mantener el nivel técnico”–declara Alexander Navas Páez, entrenador principal del equipo femenino de salto con pértiga cubano, sobre sus propósitos para 2013

“… hay que explotar la posibilidad de contender con las mejores del mundo y participar en el circuito internacional para potenciar la disposición competitiva”. El primero reto es insertarnos en la temporada bajo techo (indoor) pues es la única oportunidad de ganar experiencia en un ambiente en el que tenemos muy pocas horas de vuelo.

En el próximo año (2014) hay que enfrentar – con la misión de conseguir un buen resultado- el Mundial Indoor de Sopot (Polonia) y nosotros hasta hoy solo hemos tenido la vivencia de la temporada pasada (2012). Entonces, tenemos que aprovechar el espacio y potenciar la capacidad de adaptación a este medio techado que es diferente, sobre todo porque se trabaja en pistas montadas sobre tabloncillo y acá (en Cuba) no existe la posibilidad de entrenar bajo esas condiciones” – prosigue, concentrado en detallar las metas de una especialidad, cuyos objetivos y proyección de cara competiciones del primer nivel –hace apenas dos años atrás -eran tema ausente en el discurso deportivo nacional contemporáneo.

En la memoria aún perdura la imagen de Lázaro Borges y su “inesperada” presea de plata en el Campeonato Mundial de Daegu (2011) como el hecho que abrió el camino de presencia en los podios internacionales para Cuba. Una senda que las féminas enriquecieron a golpe de resultados concretos como el que patentara Yarisley Silva con su subtítulo olímpico en la cita de Londres, por citar el ejemplo más reciente.

A propósito de las metas cuantitativas de su avezada pupila, el estratega nos comentó: “Yari (Yarisley) logró estabilidad en una altura importante; lleva dos temporadas consecutivas (2011 y 2012) consiguiendo 4.75m y ya está en condiciones de dar un salto en su carrera. Y sentenció: “Está lista para experimentar un avance de 10 o 15 centímetros en sus resultados, siempre y cuando la temporada transcurra bajo condiciones ideales, es decir, que no haya lesiones u otros factores que intervengan en el desarrollo normal y planificado de su preparación” justo antes de delimitar que para la primera parte, enmarcada en la gira de invierno, tienen como máxima pretensión que la oriunda de Pinar del Río conserve su estabilidad sobre los 4.60 y 4.70m.

Cabe resaltar que nuestro país ha acudido a los últimos eventos del orbe –entiéndase el Campeonato Mundial de Daegu y Juegos Olímpicos de Londres- representado por dos atletas en la rama femenina de la difícil modalidad atlética. Yarisley Silva y Daylis Caballero, quienes se han abierto espacio en un mundillo que le había sido esquivo–salvo por el caso de Fabiana Murer- a las chicas del área latinoamericana.

“Las potencialidades de ambas (Yarisley y Daylis) están localizadas en aspectos bien diferentes dentro del algoritmo del salto. Yarisley es muy fuerte en la actitud que logra desarrollar en el despegue. Su enlace carrera de impulso – despegue es muy bueno y este es un elemento clave en el salto, no solo con pértiga sino para los competidores del área en general, ya que en su ejecución se define en gran medida el alcance del intento. Daylis hace muy buen trabajo en la acrobacia, el haber practicado gimnasia la favorece mucho”

Silva y Caballero, de 25 y 24 años, respectivamente asumen la responsabilidad de mantener los resultados de la Mayor de las Antillas durante el año que se inicia. Entre las proyecciones de 2013 se incluye el perfeccionar elementos técnicos bien delimitados por Navas Paez: “Yarisley tiene la misión de incrementar el agarre y la carrera de impulso. Concretamente se trata de aumentar de 14 hasta 16 los pasos que realiza para el salto y desde los 4.30 hasta 4.40m el agarre”.

“Daylis debe trabajar en la estructura de su carrera de impulso así como en la segunda parte del salto, en la acción de franquear la varilla. Debe perfeccionar la extensión y lograr salir por encima de la pértiga ya que mejorar el índice técnico de estos aspectos se traduce en centímetros agregados a favor de su resultado”

Enero se acaba, y aunque la inminente temporada de invierno invita a reflexionar sobre resultados inmediatos, el relevo generacional es un tema que inquieta: “Estoy preocupado con el asunto del relevo y lo he dicho en varias oportunidades porque ahora mismo no hay una reserva de atletas establecida. Además de Yarisley y de Daylis, tenemos a Aliuska Sandoval (16 años de Holguín), que ahora mismo está en una fase de aprendizaje”

” Hoy se practica el salto con pértiga en Pinar del Río, Holguín, Villa Clara y Santiago de Cuba pero la realidad es que todavía no se vislumbra nada… Por delante hay una batalla compleja desde todos los puntos de vista porque hay que empezar, prácticamente, desde cero: desarrollar la disciplina en las provincias, aumentar la cantidad de practicantes, capacitar a los técnicos, en fin, potenciar la garrocha en los lugares donde se puede trabajar”

El salto con garrocha, en lo que a resultados se refiere, es una suerte de oasis en medio de un atletismo desértico. Cuba, aunque sueña con nuevos pasajes de éxito, no olvida la excelente actuación que colocó a nuestra Yarisley Silva en la órbita de la historia olímpica como la primera mujer latinoamericana que logró subir a un podio de este calibre. Remembranza que a su vez, invita a aclarar el asunto de los “famosos” cuatro saltos que la norteamericana -finalmente titular olímpica- Jennifer Suhr hiciera en aquella tarde (cubana) – noche (londinense): “La repetición del salto está dada porque ella no sobrepasó la línea vertical y hasta tanto eso no sucede el atleta no pierde su intento. La vertical es una línea señalizada desde el tope de la cajuela, que incluso se ve por encima del colchón, y sobre la cual en las reglas se explica que si el atleta no traspasa esta marca sigue con todo su derecho sobre el intento, siempre y cuando no haya consumido el tiempo reglamentario del salto. El tiempo del que dispone cada competidora usualmente es de 1 minuto, pero cuando se va reduciendo el número de contendientes y se trata de una final de este calibre, este tiempo aumenta. En el momento de este suceso, solo quedaban en competencia ella (la norteamericana Jennifer Suhr) y Yari por tanto le alcanzó el intervalo del que disponía para repetir su salto. No fructificó, pero tampoco hubo nada ilegal en su concurso.

Yarisley Silva tiene pactado el tomar parte en, al menos, cinco competiciones durante la gira invernal por Europa. El debut está anunciando para la jornada de domingo 3 de febrero en la reunión Invierno Ruso en la ciudad de Moscú. El itinerario restante tiene en Pardubice (Golden Pole –día 5, República Checa), Donestk (Pole Vault Stars -día 9, Ucrania), Bydgoszcz (Pedro´s Cup – día 12, Polonia), Birmingham (British Athletics Indoor Grand Prix – día 16, Inglaterra) y Estocolmo (XL Galan -día 21, Suecia) las principales opciones para su salida a la pista.

Facebook Comments