dayron_londres Son las cosas de la vida, o del deporte…ya ni sé. El caso es que,  en un rostro contrariado y dos o tres frases que sugerían la ausencia de una explicación coherente para con lo acaecido en pista, se resume el último recuerdo que guarda Cuba sobre su Dayron Robles.

La final olímpica de Londres  fue otra raya sumada a la lista de pasajes negros que han acompañado la –laureada, aunque intermitente- carrera del joven vallista cubano. Y es que sí de suerte se trata, el guantanamero trasciende como un completo huérfano ante los llamados “breaks” del destino ya que rara vez se han inclinado a su favor.

De la mano de lesiones que aparecen y reaparecen en los momentos menos indicados e incluso, envuelto en asuntos cuasi inexplicables, ha transitado los últimos años de su vida deportiva. Su palmarés, si bien titila merced del título olímpico que consiguiera en Beijing 2008, carece de metales en Campeonatos Mundiales al aire libre. Una batalla que libra desde la edición de Helsinki en 2005 y que tiene en el cuarto lugar que alcanzara Osaka en 2007, la parada más cercana a la codiciada conquista.

En Berlín 2009, cuando figuraba como claro favorito, se lesionó en semifinales y con ello el destino le plantaba una mala pasada –el primer gran obstáculo- que acabó con el sueño en esa ocasión. El 2011 y Daegu, le reservó otro tanto; ganó el pulso final pero fue descalificado bajo el “cargo” de entorpecer la carrera del chino Liu Xiang. Cuestionada decisión que demandó, sin resultado favorable, una apelación por parte de la Federación cubana de Atletismo sobre la disposición de privar a Robles de su título.

Así, con 25 años y un título olímpico, dos medallas en campeonatos mundiales indoor (Plata en Moscú 2006 y Oro en Doha 2010), disimiles premios en reuniones internacionales y la Liga del Diamante y teniendo -aun- en su poder la plusmarca del orbe (12.87 conseguido en Ostrava en junio de 2008), la desmotivación se volvió una palabra recurrente en sus declaraciones en las que llegó a manejar la posibilidad de poner fin a su carrera tras los Juegos Olímpicos de Londres.

En la agonía de la temporada de 2012, Arries Merritt corrió 12,80s y pulverizó el record de los 110 mcV. El propio norteamericano ha dicho recientemente que su mayor deseo es competir con Dayron y con Liu (Xiang); cosa que al juzgar por lo que se plantea, le puede resultar bastante difícil.

Por estos días, la sombra de su ausencia vuelve a recorrer el mundo con declaraciones que, de boca de su entrenador Santiago Antúnez y para AFP, refieren dudas y dejan pocas esperanzas para quienes aguardan por su reaparición: «no estará en la temporada de invierno (bajo techo, que empieza en febrero) y aún no se sabe si va a seguir (compitiendo). Eso hasta ahora no se ha definido» -dijo Antúnez, recientemente-

El Lord del Guaso, otrora ídolo de millones, ha dejado de encajar en un pueblo que ahora lo juzga, más por desconocimiento y falta de representatividad que por el propio hecho de rechazar a un General que ha perdido “galones” en sus últimas batallas. Dayron Robles, más allá de sus títulos y enormes méritos deportivos, inexplicablemente pasa “desapercibido”. Cabe recordar entonces, que la mayoría de sus palabras a la prensa en el año que cierra –salvo alguna que otra incursión del Diario Granma y la TVC – trascendieron gracias a la AP (The Associated Press). En lo personal, tengo y llevaré estas exclusivas extrafronteras (replicadas todas por la prensa nacional) clavadas como una espina. Al chico se le “endiosó” y luego se le vio y dejó caer, pero durante la mayor parte de este proceso, él no fue el protagonista activo que debió ser en nuestros medios de comunicación. Desconozco las proporciones del balance de responsabilidades en este asunto, pero me queda claro que las oportunidades siempre pueden fabricarse. Inclusive hoy, este sigue siendo un tema prioritario o es qué merece y meremos guardar en la memoria histórica del pueblo la imagen de desconcierto de aquella noche londinense como recuerdo de quien será –ojalá y solo hasta 2016- el último campeón olímpico cubano del deporte rey.

Muy pronto, sospecho, se anunciarán los atletas cubanos que salgan a “probar suerte” durante la temporada invernal de 2013; veremos entonces porque,  aunque ya “el río suena”, en ese minuto se hará inevitable que el eludido tema «Dayron Robles» cobre -mayor- protagonismo… ¿Usted qué cree?

Facebook Comments