Michel Contreras/Cubadebate

Vamos a hablar de cosas objetivas. O sea, no vengo a decirles que Messi merecía el Balón, la portería y el terreno, ni que Cristiano se notaba fatalmente desencajado cuando supo los resultados de las votaciones. Solo quiero que hablemos de números, y de asuntos puntuales.

Por ejemplo, del voto de los capitanes. Eran 170 boletas, y Messi acaparó en 98 el primer puesto, por 26 de CR7 y 12 de Andrés Iniesta. Y en el voto de los técnicos -que son la misma cantidad-, el rosarino acaparó 113, por 24 del luso y 10 del de Albacete. Por último, entre más de 160 periodistas con derecho al sufragio, Messi logró 92 candidaturas, en tanto Cristiano quedó en 36 y el “Duende” en 18.

A la postre, el “10″ de Barcelona y Argentina arrolló en todo, hasta el punto de agenciarse el 41.6 por ciento del total, algo a lo que, sumados, no llegaron los otros finalistas. Y eso da la medida de un predominio crudo. Incontestable.

Capitanes y entrenadores de varias selecciones de punta se inclinaron por Messi. Líderes de la cancha como Thiago Silva (Brasil), Steven Gerrard (Inglaterra), Diego Lugano (Uruguay) y Samuel Eto’o (Camerún), lo promovieron. E igual sucedió con coaches como Alejandro Sabella (Argentina),  Louis Van Gaal (Holanda), Roy Hodgson (Inglaterra), Didier Deschamps (Francia) y Oscar Tabarez (Uruguay).

Otros jugadores importantes mostraron preferencias distintas. El alemán Phillip Lahm propuso a Iniesta, y el meta galo Hugo Lloris alardeó de admiración por su colega Iker Casillas. Y hubo quienes llevaron el nacionalismo hasta los cielos: el propio Casillas postuló a Sergio Ramos, y su homólogo italiano Gianluigi Buffon hizo lo mismo con Andrea Pirlo.

Apenas dos DT de escuadras de la elite dieron su voto al hijo mimado de Madeira. Fueron ellos el destituido Mano Menezes (Brasil) y, por supuesto, el portugués Paulo Bento. Mientras, algunos “se quemaron” a favor de sus pupilos: el germano Joachim Low optó por Mesut Ozil, Cesare Prandelli por Pirlo, y Vicente del Bosque, por Casillas.

¿Qué hizo Cuba en la encuesta? El capitán Odelín Molina votó, en este orden, por Xabi Alonso, Messi y CR7; el coach Walter Benítez invirtió la jerarquía (Messi, CR7 y Xabi Alonso); y mi amigo el cronista Miguel Hernández dio su voto más alto a Lio Messi, el siguiente a Cristiano, y el restante, a Iniesta.

Hay un detalle que habla por sí solo de la intensa pulseada que sostienen los dos supercracks contemporáneos. El capi portugués, Cristiano, no pudo votar -el día que le tocaba hacerlo estaba de baja por el codazo en el ojo sufrido ante el Levante-, pero en su lugar, Bruno Alves se encargó de omitir a La Pulga distinguiendo a CR7, Radamel Falcao y Robin Van Persie.

Por su parte, Messi también ignoró al gran rival y concedió sus sufragios a dos compañeros del Barça (Iniesta y Xavi) y a uno de la albiceleste (Sergio Agüero).

Entre ambos, parece, funciona de maravillas la antiquísima Ley del Talión.

Facebook Comments