Savigne La guantanamera Yargeris Savigne es dueña de tres títulos y dos subtítulos en campeonatos mundiales gracias a su excelente condición como saltadora de triple. Hoy, en el día de su onomástico número 28, Deporcuba publica una entrevista exclusiva concedida por la multilaureada atleta en días pasados donde rememora sobre su carrera y deja claro sus objetivos de cara a la temporada que se avecina:

¿Inicios?

En Guantánamo, en la EIDE Rafael Freire Torres. Hacíamos múltiples eventos: velocidad 60m, jugábamos a la pelota, salto largo, en fin, de todo como parte de un combinado deportivo. Luego me captaron para la ESPA donde tuve un buen resultado en el salto de longitud, fui a los Juegos Nacionales y así ingresé a la ESPA Nacional.

¿Cómo fue el ir del salto de Longitud al Triple?

Siempre salté triple pero como un hobby. Oficialmente siempre practiqué el salto de longitud. En el año 2005 tuve la posibilidad de salir a la gira de verano y en una competencia donde estaba inscrita para hacer Longitud, suspendieron la especialidad y solo había triple, lo hice y los entrenadores notaron que podría tener resultados. Así empecé a hacerlo seriamente. En ese mismo año, hice tres competencias más, conseguí la marca para el mundial (14.63m) y fui en las dos especialidades a al Campeonato de Helsinki y gané la medalla de plata, en el triple…

Estable sobre los quince metros 2007-2010, un 2011 con 14.99 y de repente la lesión en Daegu. ¿Fue en ese momento o era una molestia que ya venías presentando?

Fue en ese mismo momento, justo como se vio. Me sorprendí mucho porque había llegado con muchas opciones al mundial. Catherine (Catherine Ibarguen) y yo teníamos el mismo registro y se podía dar pelea. Es cierto que clasifiqué con trabajo pero 14.62 era una buena marca.

Entonces, en el primer salto de la final se produce la lesión y desde ahí no he sido Yargeris Savigne otra vez.

¿Beijing y la medalla que no se materializó?

El 2008 fue un gran año para mí, tuve varias competencias de más de 15 metros y para la olimpiada era una de las favoritas, sin embargo como se sabe, solo pude ser quinta con 15.05m.

Analizando los hechos a mí me afectó mucho la muerte de mi abuela Margarita Herrera Laborde, que fue quien me crió. Ella murió dos meses antes de Beijing a causa de un derrame celebrar, y el cambio de horario me desvinculó mucho, yo había llegado a saltar ese año 15.22…De todas maneras, aunque soy de las que cree que siempre se puede dar más, valoro el resultado como bueno. Tocó la casualidad que se compitió muy fuerte y no pude acceder al podio, son cosas que pasan. Mira, ahora en Londres se ganó con 14.98, pero la competencia cogió desarmada…

Ya que mencionas el tema. En los Juegos Olímpicos de Londres tampoco te fue bien, terminada tu competencia conversas con la TVC y manifiestas el deseo de tener otro salto. ¿Por qué está reacción?

Porque tenía ganas de seguir combatiendo, quedar fuera de la competencia antes de los saltos finales no había sido costumbre en mi carrera. A los Juegos Olímpicos no llegué bien pero no me gusta perder. Soy una atleta competitiva y me sentí con deseos de luchar, de estar entre “las ocho”, al menos. Sinceramente, en el momento que me entrevistan para la televisión, yo no tenía muchas ganas de hablar, sentía pena porque soy una atleta con mucha vergüenza deportiva y cuando no me salen las cosas, prefiero no hablar porque no me gusta justificarme…

Tu técnica sigue siendo la misma y es muy buena, según criterios especializados. Físicamente se te ve bien pero aun así, el resultado no acaba de salir. Desde Daegu, como tu bien dices, no has sido la misma Yargeris que todos estábamos acostumbrados a ver competir. No hay nadie mejor que tú para explicar, ¿qué está pasando?

Realmente hay muchos factores que influyen en el rendimiento de un atleta y no son solo los relacionados con la preparación y los elementos deportivos. Yo tuve un año 2012 muy malo en el que se juntaron también algunos problemas personales.

Daegu marcó un antes y un después en mi carrera. Hasta el mundial yo estaba bien, llegó la lesión y luego, nada fue igual. Técnicamente lo hago bien pero no soy rápida en mis movimientos.

Los Juegos Panamericanos de Guadalajara fueron un punto contradictorio en mi carrera. Fui a esos juegos con la misión de dar mi granito de arena pero sin estar totalmente recuperada. Al final aporté una medalla pero no cumplí mi objetivo. Salté con una venda y con la molestia. Era muy difícil que el resultado que se esperaba saliera compitiendo así.

El panamericano me afectó mucho aunque hay situaciones que son transparentes a los que ven el proceso desde fuera. Para que se entienda, Guadalajara influyó en mi técnica y la cambió. Todo el mundo me ve saltar pero muy pocos se dan cuenta de que estoy “aguantando el paso”. Yo no lograba completar los movimientos con la soltura necesaria y esto me restaba fuerza en el último paso.

La lesión también influyó, yo traté siempre de protegerme la pierna porque la molestia existía y para no forzarla mucho, hacía las cosas rápido, ejecutaba el salto rápido. Ello incidió en mi forma de de saltar y cuando quise arreglar el problema ya era demasiado tarde, no pude perfeccionar los movimientos y todo se acumuló hasta el punto de hacerme perder un poco la confianza en lo que podía llegar a hacer ya que enfrentaba las competencias sabiendo que me faltaba algo.

¿Qué lesión es exactamente la que has presentado?

Era, porque ya estoy completamente recuperada, una ruptura del Bíceps Femoral de 4mm.

¿Cómo va el inicio de temporada?

Estamos trabajando la fuerza, la rapidez y la potencia. Es como comenzar de nuevo, hemos empezado a retomar los elementos técnicos así como tratar de fortalecer los lugares más débiles, donde se localizan los músculos claves para el salto. En fin, llevamos un inicio fuerte que he asumido muy concentrada y dedicada; quiero que todo salga bien para que en las competencias no haya imprevistos…

Objetivos para 2013

Entrenar duro pensando en el Mundial y en la Liga de Diamante que queremos hacerla completa. No habrá indoor para mí, el objetivo principal del año es el Campeonato Mundial de Moscú.

Hasta hoy, si decidimos rememorar sobre tu carrera, ¿qué momento recuerdas con mayor alegría?

Osaka 2007, el oro de Osaka. Ese fue un gran año, no había problemas personales, físicamente todo marchaba bien, tenía mucha paz y mi concentración era óptima. Cuando un atleta vive días así, eso siempre se refleja en los resultados. Tuve una secuencia muy buena, 14.99 en los Juegos del Alba, 15.09 en España y luego llega el 15.28 que es lo mejor de mi carrera.

Si miras el video del salto notarás la sorpresa. Fue un salto que para mi llevaba dudas. Pensé que era más corto y luego tuve incertidumbre con la tabla. Me quedé mirando y cuando el juez levantó la bandera blanca y vi la medición me puse muy contenta.

Algún duelo especial en todos estos años de experiencia

Todas las competidoras somos grandes rivales y nos entregamos al máximo. Sin embargo, siempre recuerdo especialmente los duelos con Lebedeva (Tatiana Lebedeva). Ella es una excelente persona pero a la hora de competir siempre tuvimos nuestros roces, pasa que las dos éramos como fieras y gustábamos siempre de ganar.

¿Llevas presente a Guantánamo?

Siempre, siempre, siempre. Guantánamo está siempre presente en mi corazón. Me gusta mucho mi tierra, allí nací, allí me crié y es allí donde siempre encuentro tranquilidad.

¿Ídolos?

Siempre soñé ser como Iván Pedroso, alcanzar sus resultados. Me falta la medalla olímpica pero hay tiempo…

¿Representar a Cuba?

Me llena de orgullo, de mucha alegría porque este es mi país y lo amo.

¿Cómo ves el futuro del triple salto cubano?

El masculino ahora está en un proceso de renovación. Pero tenemos figuras con mucho talento como es el caso de Ernesto Revé, Pedro Pablo Pichardo y Osviel Hernández, solo les falta experiencia. En el femenino somos cinco por encima de 14.50. Tanto Mabel Gay, como Josleidy Ribalda, Dailenis Alcántara, Liuba Saldivar y yo tenemos el reto de trabajar para borrar los resultados discretos que tuvimos en las pasadas temporadas.

¿Cómo estás ahora?

Físicamente estoy muy bien, y he recuperado la confianza, ya me voy sintiendo ser la Yargeris Savigne que todos conocen.

¿Piensas en los 15 metros?

Para eso estoy trabajando, para saltar sobre 15 metros y un poco más allá. Mi meta sigue siendo el récord del mundo.

¿15.50?

Si, es mi aspiración. Es lo que siempre he anhelado. Si no se puede llegar, al menos acercarme un poquitico. Hay que superar el 15.28 que tengo hasta ahora.

Detrás de un atleta de alto rendimiento siempre está la mano y la obra de muchas personas. ¿A quiénes recuerdas hoy?

Son muchas las personas que me han ayudado, por favor, si se queda alguno, discúlpeme. Recuerdo con mucho cariño a todos los entrenadores que trabajaron conmigo en Guantánamo. A Julian, Arnaldo Chararan, Juliancito, Eduardo Grant, Daniel Osorio y a Milan Matos.

¿Qué tal la pareja Ortega – Savigne?

Tenemos una relación estable y muy bonita. Orlando ha sido un gran apoyo para mí tanto en lo personal como en lo deportivo.

¿Algo que agregar?

Tengo que decir que me siento adolorida con el pueblo porque he notado cierto rechazo dadas mis últimas actuaciones pero bueno, es el precio que toca pagar cuando una se ha caracterizado por obtener resultados.

 

 

DSC00051

DSC00048

Facebook Comments