Yelena-Isinbayeva Yelena Isinbayeva acaba de reafirmar que piensa en Río 2016 como una posibilidad para luchar por su sueño de convertirse en triple campeona olímpica.

Tras su participación en Londres, donde solo alcanzó la presea de bronce, la rusa hizo declaraciones que sugirieron un giro brusco en cuanto a los planes que había anunciado sobre el resto de su carrera.

Yelena Isinbayeva, atleta especializada en el salto con pértiga, ha trascendido por sus logros como la reina de dicha modalidad. Con 30 años cumplidos, ella es la actual recordista del mundo (5.06m conseguidos en Zürich en 2009) y ha firmado, además, las once mejores alturas de la historia de esta especialidad.

Antes de llegar a la cita estival londinense (cuarta de su carrera), todo indicaba a que la doble campeona olímpica (Atenas 2004 y Beijing 2008) pondría fin a sus incursiones bajo los cinco aros pues había anunciado su retiro del deporte profesional para 2013, tras los mundiales que se celebrarán en Moscú. Sin embargo, el tercer lugar de Londres parece haberle abierto el apetito a la diva de la garrocha y así, ha cambiado sus planes para poner su vista en los Juegos Olímpicos de Río 2016 como un objetivo concreto y final.

“Claro que fue una decisión emocional. Yo admito sólo el oro. Las circunstancias fueron esas, gané bronce en Londres pero quiero ser triple campeona olímpica”, dijo Isinbayeva a los periodistas al comentar que espera que el tiempo en Río sea más favorable que en Londres.

Según reseña la agencia RIA Novosti, la atleta declaró que el deporte es su vida y que se propone seguir compitiendo “mientras la salud se lo permita”.

La ganadora de seis títulos mundiales (4 bajo techo y 2 al aire libre) aprovechó su reaparición en los medios para abogar por un mayor apoyo del gobierno a los atletas retirados: “Después que terminan sus carreras, los atletas a menudo quedan solos para lidiar con sus problemas de salud”. “Creo que el estado no le da toda la atención que necesitan en este sentido “ –puntualizó-

Al mismo tiempo descartó que tras su retiro se dedique a entrenar: “Yo no podría ser una gran entrenadora porque no tengo la paciencia que mis estudiantes necesitarían”.” Soy una persona impaciente y un buen coach no dedica su día a pensar en su familia o en sí mismo, piensa en su pupilo justo como mi entrenador lo hace. Yo, sencillamente, no puedo ser así” -sentenció-

Antes de culminar su comparecencia, ratificó su deseo de estar en el campeonato mundial de Moscú 2013. Será la primera vez que Rusia acoja un evento de este tipo y ella está llamada a ser la estrella. Desde ya se promociona la competición con su figura.

Parece ser que la rusa se ha tomado en serio su impulso y lo cierto es que su decisión en cualquier caso favorece al deporte. Hay que reconocer que durante estos años en los que ella no ha estado al máximo nivel, el salto con pértiga ha retrocedido casi hasta los inicios, justo hasta 2002 y 2003 cuando la propia atleta irrumpió en el panorama internacional para revolucionar su práctica y elevar, con su carisma y competitividad, la especialidad hasta planos estelares de preferencia y espectacularidad.

Facebook Comments