Después de un largo proceso de consultas con los diferentes protagonistas del principal pasatiempo de los cubanos, la Dirección Nacional del béisbol cubano determinó establecer una nueva estructura de la Serie Nacional, cuya 52 edición comenzará el venidero 25 de noviembre en el estadio José Ramón Cepero de Ciego de Ávila, tierra de los vigentes campeones.

En esta nueva etapa de los clásicos nacionales participarán 16 equipos en representación de todas las provincias del país y del municipio especial Isla de la Juventud. Además, se dividirá en dos etapas, que constarán de 45 y 42 juegos cada una y un sistema de subseries de tres juegos, con un día intermedio para descanso o traslado.

En la primera fase jugarán todos los equipos, y de ella avanzarán los ocho mejores –sin distinción de zonas- al siguiente tramo, en el que no se tomarán en cuenta los resultados precedentes.

Los equipos clasificados a esta segunda etapa –pactada a dos vueltas bajo el sistema de todos contra todos- podrán reforzarse hasta con cinco jugadores de los elencos que queden sin opciones de luchar por el cetro. Para ello, la Dirección Nacional de béisbol definirá un draf –o bolsa-, al cual tendrán acceso los directores de equipos según sus intereses.

Después de concluida el segundo segmento se jugarán los play off semifinales, en los que el equipo con mejor balance se enfrentará al que ocupe la cuarta posición, y el ocupante del segundo escaño se medirá con el del tercero.

Todos los play off serán de un máximo de siete partidos.

 

Fuente: Juventud Rebelde

Facebook Comments