Arries Merrit posa tras haber rubricado un nuevo récord para los 110mcV. Foto:AP

Ya no es noticia el «marcón» de Arries Merrit en la  última parada de la Liga de Diamante, sin embargo, el 12.80 no deja de ser un grito de autoridad en esta especialidad.

El corredor norteamericano, ha eslabonado a sus 27 años la temporada de su vida. Y encontró, como pocos logran hacerlo, el colofón ideal para su año de gloria.

Ese 12.80, su 12.80, es un puñetazo en la historia; y supone un supremo giro en la trayectoria que había cursado el récord de la especialidad.  Hasta  la carrera de Arries en el Memorial Van Damme el pasado 7 de septiembre, el plusmarquista del orbe era nuestro Dayron Robles  y mandaba desde 2008 a costa del 12.87 conseguido en Ostrava.

Antes del guantanamero, la jerarquía global había estado sobre los hombros de Liu Xiang que dominó entre 2006-2008 con 12.88; registró que marcó en el Super Grand Prix de Lausana, Suiza. En ese entonces, la cota  valió  para desbancar el 12.91 (aunque ya él mismo lo había igualado durante los Juegos Olímpicos de Atenas) del mítico británico Collin Jackson que había permanecido vigente por 13 años.

Entonces, aparece Arries Merrit y  le descuenta ¡siete centésimas! a lo hecho por  Dayron en una prueba en la que los “afortunados” de los últimos 20 años habían tenido que “sufrir” bastante  para conseguir una –o a lo sumo dos- centésimas menos cada vez. Su hazaña es únicamente comparable con lo hecho por un compatriota suyo, Renaldo Nehemiah, quien luego de adjudicarse el récord del mundo en  abril de 1979, lo rebajó con autoridad en dos ocasiones más. Primero, en  junio de ese propio año,  lo llevó  hasta los 13.00 segundos y luego, en 1981, la volvió destrozar para imponer  el  12.93 que le hizo entrar en la historia  como el primer hombre en burlar la barrera de los trece segundos.

Hablando de dicha cifra; Arries Merrit desembocó en 2012 como un completo novato en lo que a dominar el mundo se refiere. El nacido en Chicago jamás había corrido para menos de 13 segundos; su mejor marca era 13.09 y databa de 2007, pero 2012 cambió su vida, y la de muchos.

Y lo cierto es que se las ha arreglado para dominar de punta a cabo, ganado todo lo -verdaderamente- importante que se ofertó; entiéndase, Campeonato Mundial indoor, Juegos Olímpicos y la Liga del Diamante. Lo ha hecho, por demás, con números legendarios que no solo  le valen para incluirse en el club de los vallistas sub-13, sino que le bastan para adueñarse de buena parte de los sitios de honor que allí se  reparten.

Ocho veces corrió por debajo de los 13 segundos y con ello superó el récord total de veces que un atleta consigue dichos registros en un año. Otro mérito que le arrebató a Dayron Robles, que desde 2008 se distinguía por  haber conseguido 7 incursiones sub-13 en las pistas obstaculizadas. De por vida empata con el propio Robles y con su conterráneo David Oliver, ambos con ocho registros de esta índole. Todos superados por otro norteamericano legendario, Allen Jhonson, que lo logró en once oportunidades.

Volviendo a Merrit, y gracias a ese 8 de agosto que le catapultó a lo más alto del Olimpo, también se convirtió en el segundo hombre en la historia que consigue franquear la barrera de los 13 segundos dos veces el mismo día. Lo consumó  durante la jornada de semifinales y final olímpicas. Jason Richardsson lo había hecho durante los Trials de su país en este propio año.

Es todo un rebelde, pero con causa y precedentes porque es norteamericano y esto en las vallas cortas dice mucho,  y ha  hecho lo que muy pocos, -quizás nadie- esperaba; Santiago Antúnez, entrenador de Robles ha referido que no esperaba que de las piernas de Merrit saliera un récord así; los agraciados de sus vaticinios habían sido el chino Liu Xiang y su propio pupilo (Dayron). Pero Bruselas le dejó el enorme beneficio al hombre-revelación de la temporada. Un 12.80 que asusta y que parece ser una de esas “monstruosidades” impuestas con sello de larga duración.

Y ahí está, el chico que se ha convertido en la sensación de 2012,  a la espera de que se le ratifique lo hecho en la legendaria jornada del 7 de septiembre, donde desde Bélgica se encargo de sorprender.  Nadie dude si se incluye entre los mejores del año, yo creo que lo hecho le basta para ser uno de los tres finalistas al mejor atleta de la IAAF este año, a mi juicio, bien podría compartir el  honor con David Rudisha y Usain Bolt.

 

Las carreras sub-13 de Arries Merrit en 2012

12.93 (30 de Junio en Eugene, Oregon), 12.93 (13 de Julio, Aviva London Grand Prix), 12.93 (20 de Julio en Monaco), 12.94  (8 de agosto en Londres, semifinal olímpica), 12.92 (8 de agosto en Londres, final olímpica), 12.95 (25 de Agosto,  Aviva Birmingham Grand Prix), 12.97 (2 de Septiembre en el Grand Prix de Berlin) y 12.80 WR (7 de septiembre en Bruselas, Bélgica).

Facebook Comments