lazaro Las garrochas se rompen, es un hecho. Hay que reconocer el suceso se torna raro, sobre todo porque no había sido un elemento distintivo de los eventos del máximo nivel. Sin embargo, la suerte parece haberse confabulado y este “show”, de incalculable peligro -ineludible símbolo de la mala fortuna-,   se ha hecho presente en las últimas dos competiciones mundiales del Deporte Rey. El pasado año en Daegu, fue el ruso Dmitri Starodubev quien quedó desarmado en un intento sobre 5.60 metros , ahora en Londres, Cuba cobró la peor parte pues la maldición cayó sobre nuestro Lázaro Borges.

 

Sucedió en su debut, justo cuando iba a consumir su primer intento de la fase preliminar. Iba a elevarse pero la garrocha se quebró en tres partes provocando un silencio de espanto. Tanto los miles que colmaban “ El Olímpico” de Londres, como los once millones que seguían la transmisión en Cuba enmudecieron al unísono, y la confusión reinó sin que el muchacho pudiera reponerse ante semejante adversidad. Sobre sus impresiones, expectativas y planes futuros, el habanero comentó a Cubahora:

¿Qué pasó?

“No puedo explicar qué pasó, todo fue tan rápido e inesperado que me cuesta entenderlo”

¿Qué crees que incidió en la ruptura?

“Suponemos que haya estado “tocada” (hace alusión a que la garrocha puede haber estado resentida por algún golpes resultado de su uso). Tiene que haberse roto por eso porque la técnica que apliqué en el intento era la correcta”

¿Era tu mejor arma?

“Sí, era mi mejor arma. Cada atleta utiliza varias pértigas pero siempre hay una que domina más, que te da más confianza porque la conoces mejor; la mía, era esa.”

Al recapitular sobre lo sucedido,  ¿qué pasa por tu mente?

“Es difícil pensar en eso, imagínate que en menos de un segundo el sueño olímpico se me convirtió en pesadilla. Siento que se me escapó de las manos sin poder luchar por él como quería.

“Éramos como 30 compitiendo y le pudo suceder a cualquiera de los que estábamos allí;  me tocó a mí y debo aceptarlo porque la vida es así, el deporte es así y hay que pelear contra todo tipo de obstáculos”

Tras ese momento crítico, ¿qué te animó?

“El apoyo de mis compañeros de equipo. La fuerza que siempre me transmite mi entrenador, Rubén Marcelino Camino y también Yarisley Silva,  ella me dio muchas fuerzas”.

A propósito de Yarisley, ¿qué te parece su actuación?

«Fenomenal. Lo que hizo Yarisley  fue lo mejor que pasó en esta olimpiada para Cuba. Sin quitarle el mérito a los demás y no lo digo porque sea mi compañera, sino por todo lo que significa esa medalla que es histórica por las condiciones en las que se compitió y por la complejidad de esta disciplina».

Obviando el percance con la garrocha, ¿hasta dónde crees que habrías llegado?

«Exactamente no sé, el deporte es impredecible pero me colaba en la final, eso era seguro.

«Es cierto que la temporada no había sido buena para mí pero estaba muy bien, física y mentalmente. Me preparé para igualar o superar mi mejor marca; ese era  el objetivo con que llegué a los Juegos Olímpicos.»

Eres consciente de que para hacerse de un puesto en la élite hay que dominar, al menos, 5.80, ¿verdad?

«Por supuesto, y aunque son alturas de respeto nunca las vi como imposibles. Con esa idea las logré vencer, son metas que he experimentado y si lo hice una vez, ¿por qué no lograrlas de nuevo?»

Cuba ha irrumpido en el panorama del salto con pértiga mundial, ahora la meta será estabilizar los resultados. ¿Qué crees que le falte para lograr ese pendiente?

«Pienso que vamos  por el camino correcto. Hemos dado los primeros pasos  y para concretar los resultados lo ideal sería estar a la misma altura, en experiencia y recursos, que  los países que dominan el evento.

«Sin embargo, los cubanos sabemos luchar de tú por tú con los mejores aún cuando no tenemos las mismas posibilidades que ellos, por eso, con lo que hay, tenemos que salir adelante.

«Lo que no nos puede faltar es el tope internacional, ese roce con la élite no lo suple ningún entrenamiento. Los resultados de la garrocha cubana en los últimos tiempos han tenido base en ello, pues la preparación ha sido la misma, la experiencia internacional es lo que ha hecho la diferencia.»

¿Objetivos inmediatos?

“Competitivamente mi objetivo se centra en los mundiales de Moscú 2013 a los que quiero llegar bien para hacer un buen papel. Por lo pronto estoy enfocado  en  rebasar totalmente el shock que viví. Todos los días hago el máximo en poner de mi parte para salir de ello pues aunque los  amigos, la gente que te quiere y los psicólogos ayuden, en esta situación el único capaz de echar para adelante es uno mismo”.

Y, ¿qué hay de tú sueño?

“Sigue intacto, siempre que tenga voluntad lucharé por buscar ser el primer ´negrito´ que vuele por encima de los seis metros.”

Son declaraciones del recordista cubano, semanas después de la fatídica contingencia que conspiró en su contra y condicionó, en buena medida, la ilusión con que llegaba a Londres.

Sin dar cabida a la especulación, la pértiga rota fue un “cubo de agua fría” para una incursión olímpica que, gracias a su condición de subcampeón mundial (segundo en Daegu 2011 con el 5.90 metros que es lo mejor de su vida) y campeón y recordista panamericano (venció en Guadalajara con 5.80 metros) lo mostraba como un candidato en plenas condiciones de acceder a la final y allí buscar una ubicación que, en cualquier caso,  habría sido histórica para esta isla del Caribe.

 

Tomado de Cubahora. Disponible en: http://www.cubahora.cu/deporte/lazaro-borges-los-cubanos-sabemos-luchar-de-tu-por-tu-con-los-mejores

Facebook Comments