Por esta fecha y cuando solo faltan contadas jornadas para que termine la temporada regular más larga de la historia de las lides nacionales de béisbol la noticia ronda sobre Despaigne y el récord de cuadrangulares impuesto; Víctor Mesa y la materialización de sus promesas de pre-temporada y, por supuesto, sobre el enredo de la zona oriental.

Alfredo Despaigne, también conocido como el Caballo de los Caballos o el alazán Mayor, cumplió con lo que se esperaba y concretó en record su arrollador paso en lo que batazos de cuatro esquinas se refiere.

El jardinero izquierdo de Granma llegó a 35 bambinazos durante el primer partido de la subserie entre su equipo e Industriales (3 de abril de 2012). Con su vuelacercas número 34 de la contienda, conectado a la altura del segundo capítulo, Despaigne se convirtió en el recordista de este acápite para una temporada, superando a su excompañero de equipo Yoenis Céspedes y al cienfueguero José Dariel Abreu, quienes habían conectado 33 en la contienda anterior.  En el propio juego desapareció otra mizuno durante el octavo ining, para apuntalar la victoria de 21 x 10 de los granmenses sobre los “azules”.

Víctor Mesa ha sido noticia por muchas razones.  El “32”, que  ha incursionado en roles tanto heroicos,  como de villano, ahora adquiere dotes mágicos al guiar a Matanzas por un camino de victoria y reconocimiento que le ha valido para confirmar los vaticinios que  hiciera sobre su viaje con los yumurinos durante la quincuagésimo primera  serie nacional.

En el comienzo Víctor anunciado que llenaría el Victoria de Girón, que llevaría a Matanzas a los Play off  así como que la TV y la sede del  Juego de las Estrellas llegarían hasta la Ciudad de los Puentes.  Lo cierto es que sin muchos cambios en el equipo, le ha sacado el máximo a cada uno de los jugadores y ha logrado que los  cocodrilos sean los primeros en clasificarse a la post temporada con récord de victorias para un equipo Matanzas en Series Nacionales, incluido.

Toda una hazaña,  pero sin nada de mágico en el asunto. Es solo la confirmación de que sí se pone el máximo de empeño y seriedad,  no hay metas imposibles. Detrás de su legado anda Matanzas, una ciudad que ha vuelto a soñar con bolas y strikes; y también anda Cuba, donde no son pocos los que creen que es Víctor el cascabel que le hace falta al gato; sin embargo, ya esto es harina de otro costal, es una decisión importante sobre la que van a pesar muchos otros factores.

Y si hablamos de magia y premoniciones, buena falta haría un dotado de estas virtudes para que anunciara quiénes serán los cuatro del oriente que estarán en los play off. Si consiguiésemos garantías de esa información tal vez salvaríamos unos cuantos «miocardios» que no quizás no resistan el  final de un último tercio que ha sido un verdadero cachumbambé en el Este.

Es cierto que  Ciego de Ávila (50 –  35), Villa Clara (49 – 35), Las Tunas (48 – 36), Granma (48 – 39) y Santiago de Cuba (46 – 38) parecen ser los candidatos a luchar por las cuatro plazas que todavía se disputan en su totalidad; pero ¿quién se queda?

Las estadísticas, sobre todo históricas,  apuntan a  Las Tunas o  Granma, aunque sin garantías totales de acierto.

Los tuneros tienen un final complicado. Deben enfrententar a Guantánamo, Santiago,  Ciego e  Industriales y sus últimas presentaciones han marcado una tendencia que no deja la mejor impresión del equipo y dan cuenta de merma en sus indicadores de juego.

Granma, que ha vuelto a deslumbrar por su ofensiva, sigue con altas deudas en la efectividad de su pitcheo y  también en su defensa. Ahora se va al descanso  asediado por un Santiago de Cuba que aunque haya resbalado en situaciones que para este equipo se vuelven increíbles, siempre va a conservar el optimismo y a llevarse el apoyo de todos porque es como se dice, Santiago es siempre Santiago.

Villa Clara y Ciego parecen tener las cosas más claras, aunque no resueltas. Ciego, por ejemplo, tiene también un final interesante.

Cualquier cosa puede pasar  porque hay opciones para todos y en la conclusión de esta  historia, sospechó que mucho tendrá que ver lo que pase en la sub-serie de la semana que viene entre Santiago y Las Tunas, donde  habrá TV y emociones.

Por cierto, seguramente muchos recordarán aquel partido y medio  celebrado en el Mella,  para buscar el último clasificado del Oriente, en extremis. No obstante, yo–aclaro que no lo digo por ser puertopadrense (municipio del norte de Las Tunas ) – no le quito  -como muchos- todas las opciones a un “Las Tunas” que se ha ganado el reconocimiento y la atención a golpe de una temporada que absolutamente nadie –y me incluyo- esperó.

y nada amigos, que aquí las cuentas no andan muy claras y todavía queda pelota, mucha pelota por jugar.

Juegos para el fin de semana:

Mayabeque (27-57)-Villa Clara (59-35), Industriales (50-37)-Matanzas (50-37), Cienfuegos (48-36)-Metropolitanos (33-51), Sancti Spíritus (44-39)-Isla de la Juventud (33-51), Ciego de Ávila (50-35)-Artemisa (32-52), Camagüey (39-48)-Pinar del Río (42-46), Santiago de Cuba (46-38)-Holguín (40-44) y Guantánamo (41-42)-Las Tunas (48-36).

Facebook Comments