Por: Leandro Pérez Borroto Vivero

Cuando en horas de hoy en la tarde se enfrenten Villa Clara y Guantánamo, los equipos invictos del 97 Campeonato Nacional de Futbol, en la cancha del estadio Miguel Triana de Santo Domingo en Villa Clara, estaremos en presencia una vez más que el futbol de Cuba tiene potencialidades para seguir subiendo en el ámbito del Caribe y quien sabe si algún día podamos llegarnos a un mundial. Una quimera en verdad si seguimos con la política de desarrollar con nuestros humildes esfuerzos a unos jugadores donde la calidad futbolística a la que se enfrentan no es ni remotamente parecida a las divisiones más bajas de las principales ligas del mundo. Por todos es de conocimiento la difícil situación que hoy día esta atravesando la economía de este país y aun así nos permitimos gastar dinero, el cual no es reembolsado por ninguna vía, en dos campeonatos de futbol: uno de segunda división y el que esta en juego ahora donde están los principales equipos del país.

En mi modesta opinión (no quiero meterme en temas de economía que no viene al caso) creo que debemos tener un poco de visión sobre lo que hoy día mueve el mundo del futbol en cuanto a capital financiero se refiere, y tratar de insertarnos en este mundo para así poder desarrollar dos cosas: una el capital de nuestra Asociación de Futbol y ayudar a la economía del país y dos, y lo más importante, la calidad de nuestros futbolistas que conllevaría a una mejora sustancial en las posiciones en los distintos eventos donde participáramos y quien sabe a una clasificación mundialista u olímpica.

Para todos fue una alegría y una sorpresa ver la actuación del equipo que nos representó en los Juegos Panamericanos, pero ese mismo equipo mejorado en estos días ha perdido tres juegos amistosos consecutivos y pocos se cuestionan el por qué de esta situación, la principal consecuencia de esto se debe a que cuando se terminó el torneo muchos de ellos son jugadores que no tienen un desarrollo consecutivo en sus equipos nacionales y se estancan en su juego lo cual lleva al traste que cuando llegan a la selección nacional, si llegan en algún momento, arrastren un sinnúmero de deficiencias técnicas y tácticas que nos demuestran una vez más que debemos insertarnos en el ámbito mundial del futbol.

Creo que dimos un paso de avance en insertarnos una vez más en la copa de clubes del Caribe cuando el equipo campeón asistió a Haití, pero creo también que no debemos quedarnos ahí, nuestros jugadores tienen calidad y físico para jugar en cualquier lugar, no estoy hablando ahora de que jueguen la primera división de las principales potencias del futbol mundial pero aquí en Centro América hay futbol de buen nivel en el cual podemos incluirnos y estoy seguro que muchos de los muchachos que hoy juegan en la sub23 (los cuales han hecho mejor papel en los últimos tiempos que los mayores) darían un espectáculo de mucha más calidad.

Por último resaltar la actuación del equipo sub20 femenino que está jugando en Panamá, aunque en su primer juego cayo 1-2 contra las anfitrionas, se evidenció que esta disciplina en el ámbito femenino está tomando auge y creciendo a un paso enorme, con un buen porvenir dentro de poco tiempo, esperemos y algún día no muy lejano esas muchachitas nos darán un alegrón, ya verán. Mañana les toca jugar con una potencia como EEUU pero saldrán a la cancha a echar el resto y el corazón como buenas cubanitas, esperemos por una buena actuación en lo que queda de torneo.

Facebook Comments