El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sería iluso pensar que no dedicaría mi artículo de hoy a Yelena y a su récord mundial. Sí se los dedicaba antes cuando estaba por debajo de su media histórica de rendimiento, ¡cómo no hacerlo ahora que vuelve a  estar en la cima!

Los sueños se construyen desde el cielo. Así ha construido Yelena Isinbayeva la carrera más excelsa que mujer alguna – con una pértiga en sus manos-  haya sido capaz de protagonizar.

Estocolmo y Suecia;  Suecia y el mundo fueron cómplices hoy (23 de febrero de 2012) de su nueva escalada a lo más alto del nivel mundial. Sucedió  en  la reunión atlética techada XL-Galan, en la que  Isinbayeva se impuso con un registro de 5.01m que significó  marca del año para ella, lo mejor de la temporada para el mundo; nuevo récord planetario en pista cubierta (el anterior era suyo,  fijado en 5.00m) y el número 28 de su carrera.

En sus declaraciones previas se había mostrado noble; sin presión volvía  a las alturas. Con idea de disfrutar cada salto  pero fiel a su estirpe ganadora, esa que la obliga siempre a luchar por el primer lugar.

Sus ojos no engañan, si hay algo de esa rusa que no engaña es la claridad de su profunda y azul mirada. Cuando la ví saltar,  jornadas atrás,  sobre 4.81m en Lievin , la expresión de su rostro me transmitió confianza y seguridad. Quizás la misma confianza por  la que ella  renunció a su campeonato nacional para optar por Suecia y  concretar  otro concurso excelente.

Falló en su comienzo sobre 4.72 y aunque con eso se colocaba segunda – a la saga de una Holly Bleasdale que parecía dispuesta a mucho más-  no renunció. Estaba segura de que la noche guardaba emociones; buscó de nuevo y estabilizó después:  4.72 a la segunda, 4.82 a la primera y sabiéndose  ganadora  se adueñó de la temporada al conseguir un 4.92 en extremis que ya sabía a gloria.

Mas,  la varilla subió. Subió más allá de los 5.00 metros; esa altura mítica que solo ella conoce. ¡Un centímetro más!, saltaría para récord del mundo ante millones de  miradas incrédulas y lo consiguió al segundo intento.

Con la marca regresó su sonrisa y la mirada segura, la misma que nos regalara en Lievin. Volvieron los flashes y la vuelta ”olímpica” seguida de decenas de fotorreporteros listos y dispuestos a captar con su lente las instantáneas del momento en que la historia recibía de vuelta a quien- garrocha en mano-  ha sido la mejor de todos los tiempos.

Volvía la reina, no fue casualidad lo del 14 de febrero; era simplemente una Yelena Isinbayeva a la búsqueda de su máximo esplendor.

Su agradecimiento recaló en los fans, esos que son -somos-  todo un ejército de fuerza para la zarina. Trofimov se llevó otro tanto; sin dudas Volgogrado y su coach de antaño son  la combinación perfecta para sacar a la luz lo mejor que lleva por dentro esta súper saltadora.

5.01.Salto con pértiga.  Nuevo Récord Mundial indoor. Ericsson Globe Arena.Estocolmo.Suecia. 23 de febrero de 2012.

Hagan que esta secuencia perdure en sus mentes porque ha supuesto un hito para el atletismo mundial y clava  otra vez la duda de ¿hasta dónde puede llegar?.

Yelena es un ave fenix, brota de las cenizas en que la prensa la quizo enterrar. Ahora de seguro habrá millones rendidos a su pies;  esos mismos que antes dudaron y contra los que pelee con todas las armas que tuve a mano. Yo no, yo nunca dudé y por ello hoy me siento recompensada.

Su próxima incursión en  la pista queda pactada para  Estambul, el 11 de marzo, mientras tanto, todos los caminos conducen a su persona; una ruta que se disfruta, aún a la distancia y en medio de esa penita que surge a causa de saber que nunca podré ver en tiempo y plano real a esta fuera de serie, se disfruta…

Gracias Yelena; es como dicen tus colegas -rusos- ..eres la expresión de que  Impossible is Nothing , más que un slogan de adidas es esa  realidad que  tú has hecho fehaciente…..

Te regalo una  lágrima y esta líneas que terminan haciéndose eco de lo justo…Desde Suecia…. «Hola mundo, la reina ha regresado» (Hej världen: Drottningen är tillbaka)

Facebook Comments