La selección nacional de fútbol femenino tuvo una actuación cuantitativamente discreta  en el preolímpico de  CONCACAF celebrado en Vancouver, Canadá.  Allí las cubanas cayeron en todos sus compromisos para terminar en el sótano del grupo que compartieron con Costa Rica, Haití y las anfitrionas canadienses.  Sobre la preparación  que tuvieron para enfrentar este torneo y del desempeño del equipo  nos comenta la  Dra.  Yunelsis Rodríguez, jugadora de los equipos nacionales en los últimos tiempos y miembro de la selección que nos representara  en la mencionada competición.

DeporCuba: ¿Cómo fue la preparación aquí en La Habana?

Yunelsis: Bueno, la preparación para este evento comenzó desde hace mucho, como todo ciclo olímpico. En mi criterio tuvo un desempeño  aceptable y siempre contamos con todo  el apoyo de la Federación de Fútbol de Cuba y del INDER. El grueso de los enfrentamientos que cumplimentamos en esta etapa estuvieron asociados a topes de preparación contra equipos masculinos juveniles de la capital y  también fue muy positivo la nueva liga de fútbol femenino que se realizó en tres ocasiones en el último año de preparación donde fueron convocadas más de 60 jugadoras del país conformando tres equipos, lo que le permitió a la comisión técnica  realizar una valoración amplia para  conformar un equipo bien equilibrado.

DeporCuba: ¿Cómo quedó constituido el equipo?

Yunelsis:  El equipo estuvo conformado por  7 jugadoras de la Habana, 5 de Camagüey, 3 de Granma y 1 de Villa Clara, Cienfuegos y Artemisa. En total el equipo convocó a 2 porteras, 8 defensoras  y las restantes eran  medio campistas y delanteras. Es válido resaltar que varias jugadoras podían asumir diferentes posiciones, defensoras que podían asumir un rol en la media cancha, así como las atacantes en el medio campo y viceversa.

 

DeporCuba: Por primera vez llegan a este torneo. Compartir grupo con Costa Rica y Canadá suponía un compromiso mayúsculo.  En la práctica, cómo se desarrollaron los partidos.

Yunelsis:  Llegamos al torneo con muchas expectativas, teníamos en el grupo a Costa Rica, Canadá y Haití y en ese orden fueron los enfrentamientos. Nos enfrentamos sin tapujos a un Costa Rica que ya había estado en estos torneos en varias ocasiones y perdimos 2 por cero. No pudimos anotar aunque contamos con tres oportunidades claras frente a la puerta que nuestras atacantes no pudieron concretar. Aún así quedó demostrado que Cuba también toca la pelota y llega, yo diría que el factor suerte ayudó a las ticas porque se falló de forma increíble. Rachelita (Rachel Pélaez) mostró un alto nivel y le regaló tres asistencias de lujo a Yesenia (Yesenia Gallardo) que finalmente no pudo anotar.

Canadá  era un rival de mucha envergadura, Pero salimos a la cancha con la idea de que no podíamos ser otro ejemplo como el de  la historia de República Dominicana y Estados Unidos en el otro grupo (ganó EEUU con marcador de 14 goles a 0).

Saltamos a la cancha con la estirpe de las Mambisas (Con el machete en los pies -risas-). El  fútbol de las canadienses está a otro nivel cualitativo; todas sus jugadoras militan en clubes profesionales de Estados Unidos, Europa y de su propio país. Finalmente el  partido quedó 2 por 0. El primer gol ocurre en el minuto 15 tras un dudoso penal, esas jugadoras son bien pícaras y con tan solo tocarlas se dejan caer, esa picardía se gana gracias a la cantidad de horas que pasan en cancha cada año. Para nosotros no es así  pero seguimos batallando y nos cayó el segundo gol. Lo hizo la única que podía hacerlo Cristina Sinclair, considerada entre  las mejores delanteras del mundo. Sin embargo el trabajo realizado por Jessica -una de nuestras contenciones – fue magistral  y  Sinclair estuvo anulada casi todo el tiempo: Para la segunda mitad no salió a la cancha porque no encontraba cómo escapar de la marca de la camagüeyana.

Contra Haití influyeron otros factores.  A mi juicio,  nos faltó la garra de los anteriores partidos. Lo sentimos pero no logramos reponernos a tiempo para ganar el partido que nos hubiera ubicado como 5tas del área en CONCACAF, ahora debemos ser las séptimas; ese partido terminó 3 goles por 0.

 

DeporCuba: En tu criterio, ¿cuál fue el punto más débil de nuestra selección?

Yunelsis: En el terreno de juego nos entregamos pero aún somos muy nobles, nos faltó concretar las jugadas de finalización pues no logramos anotar aunque se dieron las oportunidades. Cuba  debe trabajar por elevar el nivel técnico-táctico;  no podemos conformarnos con llegar al pre-olímpico y ya, hay que llegar a la olimpiada.

DeporCuba: ¿y el frío?, háblame de cómo influyó en su juego.

Yunelsis: Hmm. Te diré que había bastante frío; hasta nevó y pude tocar la nieve -risas-. En cuanto a los juegos y  los entrenamientos se realizaron en estadios climatizados y techados, pero en dichas instalaciones el nivel de oxigeno es escaso y requiere de mucho esfuerzo físico. Además,  nosotras llegamos a Vancouver el 17 de Enero y el primer juego se realizó el 19,  así que tuvimos muy poco tiempo para adaptarnos a las nuevas condiciones climáticas. De todas maneras,  la selección mostró buena condición física.

DeporCuba: Siete goles en contra y ninguno a favor,  ¿qué falló en el ataque?

Yunelsis: A mi juicio,  la ambición de gol, la decisión a anotar y en ocasiones la falta de movilidad en ese sector del  terreno, frente a la puerta rival.

DeporCuba:  ¿Contenta con los resultados de la selección?

Yunelsis:  Si, definitivamente estoy muy contenta, aunque me siento inconforme por cómo sucedieron algunas cosas. Recibimos felicitaciones de funcionarios de CONCACAF, nos decían que se nota el crecimiento del nivel del fútbol femenino cubano y nos exhortaron a continuar escalando posiciones.

Tengo un recuerdo especial ligado a las muestras de apoyo que recibimos cuando jugamos contra  Canadá. Al finalizar el partido, cuando el equipo iba a salir del terreno el público comenzó a gritar ¡¡¡CUBA, CUBA, CUBA!!! , y   debimos regresar a despedirnos, nos mostraron respeto, realmente todo el mundo pensó que sería un motón de goles a nada, pero las cosas no fueron ni remotamente así. .

 

DeporCuba: ¿Cuáles son tus  valoraciones sobre el torneo y sobre la proyección que debe tener este conjunto en los próximos tiempos?

Yunelsis:   Para mí y mis compañeras de equipo este ha sido el torneo de más nivel al que nos hemos enfrentado y nos permitió concretar parte de nuestros sueños como selección nacional. Es un primer paso donde el fútbol femenino cubano demostró que existe y que puede estar en ese nivel. Todo sigue dependiendo de nosotras, de las ganas que le pongamos todos los días en el entrenamiento, en el descanso,  en la docencia y en la propia vida. Vancouver ha sido mi  gran experiencia tanto deportiva como personal.

 

DeporCuba: ¿Qué opinión te merece el sub-20?

Nuestras hermanas pequeñas no se quedan atrás;  el día 29 de febrero están saliendo para Panamá y allí  se medirán para buscar  un boleto al mundial de esa categoría. De este equipo se espera mucho, ya dieron grandes muestras de su talento  aquí en la capital, en la segunda fase eliminatoria. Es un conjunto  que tienen la oportunidad de contar con jugadoras como Rachelita, María, Kate,  Yari e Indira que participaron con el equipo de mayores en Vancouver y con otras que han demostrado tener mucha garra como Reglita, Roxana y esperemos que la reincorporación de Yohana después una operación de la rodilla les permita al equipo garantizar los goles, aprovechando la velocidad  de esta jugadora que promete ser nuestra principal artillera en los próximos tiempos. Para el sub-20 todo el apoyo de sus hermanas mayores.

 

DeporCuba: Algo que quieras agregar.

Yunelsis: Permíteme hablar sobre un componente que ha jugado un papel fundamental en todo lo hecho: nuestro colectivo de entrenadores y  el personal médico.  Nos quedó claro que sin la sinceridad “del Tino” como cariñosamente le decimos, quién siempre nos dijo de frente lo que pensaba sobre nuestro desempeño en cada juego,  no se hubiera podido mejorar el nivel. Sin la ternura de Roldan al decirnos que lo no lográbamos  desde el punto de vista técnico, no podíamos avanzar, sin la calma de  Pedroso ó Pavel con las porteras tampoco se hubiera avanzado en esta área. Creo además, que  sin el apoyo de Pereira y la intransigencia del profe Elejalde quien además demostró saber qué hacer con cada una de nosotras tal y como somos, Cuba no hubiera estado por primera vez en una final de CONCACAF para buscar un boleto a una olimpiada.

Este torneo fue un gran paso; ahora lo que nos queda es continuar con más deseos.

Además,  la selección de mayores  tiene varios compromisos en casa y al finalizar el año,  la eliminatoria a la Copa de Oro. El objetivo es  poder llegar a la final de ese  torneo y continuar abriendo el camino para el deporte cubano.

 

Facebook Comments