Este miércoles 26 de octubre dejó para Cuba una buena cantidad de medallas en varios deportes, pero Brasil no quiere ceder y también hizo lo suyo, por ello, con 30 títulos aún nos mantenemos alejados a tres pasos de los sudamericanos.

El atletismo ha traído, nuevamente para nuestra isla,  grandes alegrías dentro de un torneo en el que resalta el pobre desempeño de los atletas norteamericanos.  Al juzgar por sus resultados, el grupo de atletas de Estados Unidos que hoy compite en Guadalajara clasifica como uno de los equipos más discretos que, históricamente, hayan presentado en estas justas.

Pero lo cortés no quita lo valiente y Cuba lleva protagonismo en buena parte de los eventos disputados. En esta jornada de mitad de semana, el show  -por decirlo de alguna manera- se lo robó el salto de altura femenino, donde la representante de la mayor de las Antillas se agenció un metal dorado de una manera sui generis en una competencia de poca calidad, en cuanto a resultados,  pero de un excelente nivel en lo que a  dramatismo respecta.

Las muchachas comenzaron a saltar en la altura de 1.60m y aún así fallaron. Poco a poco, el listado inicial de 12 competidoras se fue despejando y al fijar la varilla en 1.89m  solamente quedaban tres chicas compitiendo.  Una de ellas era la cubana Lesyani Mayor, quien  había llegado a esta altura con una secuencia perfecta, al igual que la venezolana  Marielis Rojas .

Ambas superaron el 1.89, junto a la mexicana María Romery Rifka y se convirtieron en las potenciales aspirantes a medallas, toda vez que la atleta Donaline Levern Spencer, a priori favorita, quedó en el camino.

Saltar 1.91m fue esquivo para todas ellas y en este punto la mexicana Rifka quedó en bronce por haber cometido falta en sus alturas precedentes.  Aquí llegó el dramatismo, pues  la cubana Mayor y la venezolana Rojas tuvieron que batirse en un desempate regido por las reglamentaciones de la IAAF y que consiste en regresar a la altura en que persiste el empate (1.89 para este caso) y saltar para determinar la ganadora.

Esta es la primera vez que disfruto de la utilización de esta regla; fue interesante y halagüeño, porque la nuestra se llevó la victoria en una actuación de esas que llamamos “eléctrica” porque no andaba en los pronósticos de casi nadie.

Así sumamos otra de oro a nuestra causa y avanzamos un poco en medio de toda esta lucha  particular que libramos con la delegación de Brasil.

Esta vez, Lesyani Mayor apareció de repente para situarse en lo más alto del podio haciendo lo mejor de esta temporada, ya que este año solo había alcanzado a saltar 1.87.   La joven de 22 años rompió un silencio que , en esta disciplina, arrastrábamos desde Mar del Plata ´95, cuando Ioamnet Quintero se coronó con 1,94 metros.

Aplausos para su actuación, es válido el reconocimiento pero también sugiere que queda mucho trabajo por hacer en este sentido. Cuba y el área latina, en general,  sufre una evidente sequía de resultados en el salto de altura femenino, la prueba de ello es la ausencia total de atletas de nuestra área en las finales, tanto de los últimos campeonatos mundiales como de los juegos olímpicos de Beijing 2008, por mencionar algunos eventos importantes.

Tampoco augura mucho el resultado de esta cubana o de la venezolana, quienes – con 1.89 – fueron las que más alto saltaron pues las competencias en el mundo se vienen ganando con alturas que rondan los 2.03 y 2.05 metros, además de que para pensar en incluirse en la lista de participantes de los juegos olímpicos se debe superar, al menos, los 1.92m para acceder con la marca B válida para la venidera cita londinense.  Sin embargo, ella se muestra optimista y al término de su competición declaró:

«Nunca en mi vida había participado en un repechaje. Siempre me quedaba adelante o detrás, pero nunca había participado de eso».

«Ahora lo que me queda son las olimpíadas. No me conformo con plata ni bronce, oro es lo que quiero»

Yo , con los pies en la tierra creo que todo parece indicar  que  Vlásic,  Chicherova (favoritas al título olímpico) y compañía, no tendrán el placer de dirimir su título con latina alguna, a pesar de que aún queda trecho hasta el 03 de agosto de 2012, fecha en la que arrancará el atletismo en Londres.

Pero no voy a afrmar nada, las sorpresas agradables siempre son bienvenidas y esta disciplina -en particular – se las ha agenciado para ser protagonista en materia de resultados inesperados.  Tiene un fuerte poder de atracción para atestiguar la coronación de atletas de esas que, como Lesyani en esta cita panamericana,  aparecen en una jornada excepcional de sus carreras y se llevan a casa el título deportivo de mayor rango a nivel internacional.  De esto, la muy carismática croata Blanca Vlasic puede escribir un buen ensayo; pues yo que solo soy una espectadora recuerdo muy bien a aquella Tia Hellebaut, la belga que se le apareció en Beijing y le arrebató la medalla y el deseo de bailar tras su último salto.  –  Otro de esos momentazos que solo el atletismo sabe escribir y que por ello se vuelve un deporte de excepcional atractivo-

Antes de terminar esta entrega, quiero sugerirles que no se pierdan  la jornada atlética del 28 de octubre. Tengo mucha fe en que ese día, los que se den cita en el Telmex memorizarán de un tirón las notas del glorioso Himno nacional cubano.  Aquí les dejo el “squedule” y con este, el permiso para que por esta vez, saquen ustedes sus propias conclusiones.

 

Ah….las palmas para la atleta Giralt, cuarta con 6.60m en la competencia de salto largo femenino, rondando su marca de por vida y compitiendo en excelente lid a pesar de ser discapacitada.

 

 

Facebook Comments