He andado por estos días tras las huellas del atletismo, y es apasionante, tengo varias cosas para contar, sin embargo el béisbol, como deporte nacional que es, se impone.

Cuba le ganó -este lunes- a Panamá con holgado marcador de 14 anotaciones por 3.

También superó a Venezuela, 7 x 1 en el choque correspondiente a ayer martes.

Pero la noticia no es precisamente que ganamos sino los aportes defensivos que se hicieron en el choque del lunes, sin embargo, no me asusta. Algo había debajo de la manga para suplir las evidentes ausencias que en materia de defensa padeció este último equipo Cuba.
Lo visto contra Panamá es la respuesta, Yuliesky de short stop y Alarcón en primera. «Estrategias» que dudo mucho no hayan sido parte de los entrenamientos que durante cerca de un mes cumplimentó la preselección nacional.  Ah..¿qué cuando jugamos contra Puerto Rico no se hayan decidido a mostrarlas?..Es otra cosa que debemos ser capaces de reprochar pues no me parece que esas improvisaciones surgieran allí, en el último momento del juego mencionado.

¿Las consecuencias?

Pueden ser muchas, pero todo lo que se hace es porque previamente se ha pensado,  por lo que imagino que también hayan entrado en el análisis hecho antes de tomar decisiones, que si bien son polémicas, fueron muy bien colegiadas por los directivos de la Federación Cubana de Béisbol así como por la dirección del equipo -según palabras de Alfonso Urquiola a los medios informativos, a través de la periodista Julia Osendi-  Es cierto que el tema da para mucho, pero qué resolveremos con protestar la selección de los jugadores si ya la decisión fue tomada. El equipo está hecho y dejando las diferencias a un lado, todos queremos que con los que están en Panamá, seamos capaces de ganar un título a nivel mundial, porque dicho sea de paso, el sabor a victoria está perdido en medio de las tempestuosas aguas en las que, durante los últimos años,  ha tenido que navegar el deporte cubano.

Precisamente el béisbol es uno de los que atraviesa sequía de títulos. Hace un buen tiempo que no se alcanza el primer lugar en un torneo grande pues tanto los mundiales de 2007 y 2009, como en los Juegos Olímpicos de Beijing, en 2008, los cubanos tuvimos que contentarnos -o al menos conformarnos- , con las preseas de plata.

Obviamente, estos segundos lugares- que en Cuba saben a derrota- hicieron saltar la alarma sobre las posibles causas del descalabro.

Atribuidas, por ejemplo,  a la presencia de jugadores salidos de organizaciones profesionales en los conjuntos que tomaban parte en esta clase de torneos, inicialmente concebidos para el deporte amateur. También asociados a la necesidad de hacer cambios en materia de concepciones. Asumiendo así, que nuestra pelota ha quedado a la saga de las nuevas tendencias del deporte de las bolas y los strikes.

Si bien es cierto que muchos de estos criterios no dejan de tener puntos de acierto, yo, desde mi modesta opinión me inclino por apuntar que la pelota cubana si tiene calidad.  Hay talento sobrado dentro de un pueblo en el que desde que se nace se respira béisbol y la prueba de ello se hace evidente en nuestro terrirorio nacional y un poco más allá.

¿Qué hay que cambiar concepciones y abrirse a nuevas experiencias?

También es real, pero pienso que muchas veces, hemos tropezados por trabas directamente ligadas a los procesos de selección y conformación de los equipos.

¿Por qué?

Bueno, eso queda para la segunda parte, que publicaré mañana, para no atormentarlos pues es una tendencia que los artículos con mucho texto tienden a pasar desapercibidos. Pido disculpas por ello, pero créanme, no pude evitar extenderme, el tema lo amerita.

continuará…..

Aquí les dejo algunas fotos que aparecen en nuestros medios, acompañadas de comentarios sobre el desempeño de los jugadores que las protagonizan.

alt

Olivera pegó cuadrangular contra Panamá

alt

Pestano pegó cuadrangular contra Venezuela

alt

El «utility» aún no ha jugado

Facebook Comments