Turco vence a Mijail López

Era la segunda y última jornada de la acciones en el estilo greco del Campeonato Mundial de Lucha, con sede Estambul, Turquía, la que mayores emociones despertaba para los ojos del universo y en especial para los de Cuba. Sin embargo, no correspondieron los resultados con los pronósticos, sobre todo con la derrota inesperada en su segunda presentación del 84kg Pablo Shorey, medallista de plata y bronce en los dos últimos torneos de este tipo y la no subida a lo más alto del podio de Mijail López

Los medios de prensa de todo el planeta Tierra, junto a millones de cubanos, esperaban con ganas la salida del mejor gladiador de la modalidad clásica en los últimos tiempos, un gigante corpulento de cuerpo y alma. Un hombre que no ha creído ni en la fuerza física de los rusos, ni en la agilidad de los luchadores asiáticos, un guerrero que por su potente agarre y la habiliadad para conseguir puntos por el pase atrás, es temido por sus oponentes.

La mayoría de los especialistas daban por seguro que Mijail traería para Cuba su quinto cetro del orbe aunque no descartaban la aparición en competencia otros gladiadores de calidad. El criollo se mostró impetuoso y muy fuerte en todos sus combates hasta llegar al pleito final a tal punto de no permitir que le marcaran puntos.

Apelando entonces al estribillo de una canción les digo que yde pronto llego el doctor, manejando el cuatrimotor y sabes lo que pasó. Pues sí, solo existía un atleta, con mucha juventud y calidad, que se presentaba bien peligroso para el antillano, y era nada más y nada menos que un fajador local, es decir, un turco, al cual ya Mijail había vencido pero muy cerradamente en otro torneos.

Así, llegó el combate anhelado por el oro. Por un lado el talentos joven de 21 años Riza Kayaalp, monarca del mundo juvenil con unos tremendos deseos de coronarse en un evento de mayores y por el otro Mijail López, a quien la maña y sus mejores armas el fuerte agarre y los rápidos desbalances no le funcionaron esta vez y tuvo que conformarse con el metal plateado.

Es cierto que no tuvimos la oportunidad al menos en Cuba y me imagino que tan poco en muchas partes del mundo de observar la pelea, todo lo cual hubiera sido un gustazo. Por lo tanto el marcador final 2-0, 2-0 a favor del anfitrión quizás nos refleja la idea de que nuestro muchacho se sintió agotado, le traicionó la confianza, o su rival estuvo en la mejor forma, pues resulta bien difícil que este pinareño termine un combate sin apenas anotarse una rayita.

No es menos cierto que Mijail pierde su quinta batalla pero no ha perdido la guerra completa. Al mismo tiempo me parece que la afición de la Mayor de las Antillas, digna reconocedora de los valores de este deportista no debe sentirse defraudada.

Esas son cosas que ocurren en el deporte y en la vida de los grandes campeones que en un momento son bajados de la cima por exponentes que vienen en ascenso y que tambien quieren brillar en un momento determinado.

La tarea del cuatro veces medallista de oro mundial y titular en los Juegos Olimpicos de Beijin tiene que estar encaminada mejorar la preparación física, a estudiar mejor este rival, y a trazarse una estrategia de pelea que le permita dominar a este gladiador turco que se ha convertido de la noche a la mañana en la nueva revelación de los 120 kilogramos

Facebook Comments