dayron-robles-juegos-olimpicos-londres-2012-foto- stu-forster Por José Ramón Fabelo Corzo*/ Especial para DeporCuba

Hace justo un año, cuando recién comenzaba su preparación hacia Londres y era una de las principales esperanzas de medalla del país, Dayron se quejaba de la falta de atención y de condiciones mínimas para su labor preparatoria. Recuerdo que mencionaba, en particular, la falta de recuperantes imprescindibles para jornadas de fuerte desgaste físico. Si ello tuvo o no que ver con sus lesiones posteriores, es difícil saberlo. Tal vez no, pero lo cierto es que aquel señalamiento crítico, inusualmente aparecido en el periódico Granma y reproducido por otros medios, no tuvo seguimiento informativo ni promovió investigaciones periodísticas. Ninguna al menos que se haya publicado. No apareció la autocrítica esperada por parte de la Federación Cubana de Atletismo (FCA) o del INDER.

La prensa deportiva es parte del movimiento deportivo cubano. Es más, debe ser, en muchos sentidos, su contra-parte, su conciencia crítica. El deporte en Cuba no es propiedad privada de ninguna federación, es del pueblo. Y la prensa también lo es y debe contribuir, con su crítica oportuna, a que el deporte siga respondiendo a las expectativas y esperanzas que el pueblo cifra en él.

Hace poco, el 12 de enero, antes de que oficialmente se anunciara la retirada de Robles y la jubilación de Antúnez, este último declaraba en entrevista con The Associated Press lo siguiente: «Dayron está muy molesto, no se ve atendido y no son cuestiones económicas ni nada de eso, sino un problema humano, de atención a su persona. Nadie (de las autoridades deportivas) habla con él, nadie explica nada, nadie dice nada, nadie se sienta a verlo, a darle una vuelta, como persona, como atleta, y no quiere seguir más». Luego de resaltar las potencialidades que todavía Dayron tendría, dada su juventud, para retornar a la élite mundial e incluso para recuperar el record del mundo, el designado como mejor entrenador del orbe en el año 2010 anunciaba también su jubilación: «Yo solo seguía por Dayron, porque tengo un compromiso moral como entrenador… porque Dayron es un ser humano, un muchacho muy respetuoso, muy cariñoso, lo tengo como un hijo mío y nunca quise abandonarlo, pero ahora pienso sencillamente en jubilarme y como dicen ver las cosas desde las gradas».

Sobran los comentarios. Sólo en esto queda por resaltar que la prensa cubana no se hizo eco de estas declaraciones. En ningún lugar apareció ni la crítica, ni la autocrítica, ni siquiera las explicaciones o los intentos de justificación. El tratamiento que se le ha dado en nuestra prensa tanto a la jubilación de Antúnez como a la retirada de Robles es el de ser meras decisiones personales.

¿Cómo entender que los directivos del deporte no le hayan dado la atención mínima necesaria a un atleta de ya imborrables méritos deportivos, a un atleta que, por su estirpe, merecería en todo momento una atención de primer nivel? ¿Cómo entender que Dayron haya desaparecido prácticamente de nuestros medios informativos después de Londres y no haya reaparecido hasta ahora con el anuncio de su retiro? ¿Cuánto de responsabilidad no tendrán unos y otros en esa atención que este singular atleta sin dudas necesitaba y no recibió? ¿Cómo dejarlo a un lado cuando más necesitaba el aliento, el apoyo y el reconocimiento de su pueblo, a través de sus representantes en la prensa y en las diversas instancias de la dirección deportiva?

Saludo los cambios que se están operando en la FCA y en su comisionado. Son un tácito reconocimiento de que había cosas que marchaban mal. Ese cambio de rumbo tuvo que haber sido precedido por un análisis autocrítico. Sin embargo, esa autocrítica no se ha hecho pública, no se ha dado a conocer al verdadero dueño del deporte en Cuba, al pueblo. Tampoco la prensa ha hecho su contribución a esa necesaria reevaluación crítica.

Creo que lo uno y lo otro deberían formar parte de esta nueva época del atletismo cubano. Si los directivos que hoy estrena el deporte rey en Cuba quieren de verdad relanzarlo y reconquistar los espacios que teníamos en la época de Sotomayor, Pedroso, Ana Fidelia o Anier, deben incluir entre sus reformas una mayor transparencia, una mejor visibilidad mediática. Es hora, por ejemplo, de que nuestro atletismo cuente con un sitio web que, con inmediatez, refleje los resultados de nuestras pruebas de confrontación y de la participación cubana en cualquier escenario. Un sitio que albergue las estadísticas, los records, los rankings nacionales por año. Un sitio que cuente las historias de nuestros atletas, que incluya la labor de investigación periodística, abierto a la crítica y que sea también medio de expresión de las autocríticas de un organismo que, acorde a los tiempos que corren, tendrá que renovarse constantemente en sus métodos y estrategias de trabajo. Será necesario contar periodistas especializados, altamente conocedores del campo y la pista, capaces de decir cosas inteligentes a tener en cuenta por los atletas, entrenadores y directivos, valientes como para realizar la crítica oportuna en el momento oportuno. De hecho ya los tenemos, sólo habría que soltarle las amarras y preparar a otros. La FCA no ha de ver en este tipo de periodista al intruso que molesta, sino al aliado en el objetivo común: vestir de glorias nuevamente a nuestro atletismo.

Y quizás, si comenzamos ya, si hacemos una autocrítica pública de lo que ha sucedido con Dayron, si nos sentamos con él a dialogar y a rectificar lo que sea necesario rectificar de uno y otro lado, podamos contar en breve nuevamente con un Lord del Guaso volando sobre las vallas y un Santiago Antúnez bajando de las gradas a dirigirlo. Estamos a tiempo.

Consultar además:

Las lecciones de la retirada de Dayron Robles (Parte I)

y

Cosas, Dayron y casos

 

*José Ramón Fabelo Corzo, (La Habana, 1956), Doctor en Ciencias Filosóficas por la Universidad Estatal de Moscú (1984). Actualmente es Investigador Titular del Instituto de Filosofía de La Habana y Profesor-Investigador Titular de la Facultad de Filosofía y Letras de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Se ha dedicado al estudio de la Axiología, del Pensamiento Latinoamericano y de la Estética.

mail de contacto: jrfabelo@yahoo.com.mx

http://www.filosofia.cu/site/filosofo.php?id=55&r=%2Fsite%2Ffilosofos.php%3Fletra%3DF